¿Estas metido en Facebook?

Por Umberto Bini

¿Estás metido en Facebook? ¿Escribes o intentas mantener un blog al día? ¿Comunicas cada paso que das a través de Twitter? ¿Conectas con colegas de trabajo a través de Linkedin? Si has contestado al menos a dos de las cuatro preguntas es que eres un profesional que está al día y estás abierto a aprender cosas nuevas.

Pero a veces, pasamos de la curiosidad, del uso cotidiano, del seguimiento, del contacto a la más pura dependencia. Y si esto era cierto a través de la pantalla del ordenador, más cierto es, si cabe, a través de la pantalla del móvil, que incluso nos da posibilidades de geolocalización (Foursquare, Gowalla, etc.) o de realidad aumentada (Layar, etc.).

Pero no, no voy a entrar en analizar la dependencia de las nuevas tecnologías. La adicción al uso de las Redes Sociales no es mi especialidad. No soy experto en adicciones, aunque en los últimos años, por motivos profesionales, he aprendido bastante sobre ellas. Lo que quiero es simplemente seleccionar al azar 5 cosas que creo que no debemos dejar de lado por mucho que usemos los nuevos canales de conexión virtuales. Cinco cosas que debemos re-aprender, sacar del olvido muchas veces y volver a practicar más a menudo. Podrían ser estas u otras…

1. Simplemente siéntate y charla o juega con tus hijos. Piensa que ellos te necesitan y que cuando tomaste la decisión libre de traerlos al mundo te comprometiste a ser su guía, a escucharlos. Si tu les escuchas y tienes tiempo para que te cuenten sus cosas, ellos confiarán siempre en ti.

2. Queda con ese amigo que hacía tiempo que no veías y tómate una caña. Sí, si, con ese que hace mucho tiempo era muy importante para ti pero que las vueltas que da la vida ha alejado poco o mucho. Piensa en las razones por las que un día fue alguien importante y retoma ese contacto humano, seguro que será enriquecedor.

3. Lleva a tu mujer a cenar por sorpresa. ¿Hace cuanto que no lo haces? Sorpréndela con una cena, una comida o incluso un fin de semana sin los niños, solos vosotros dos y recupera el placer de hablar, de lo importante pero también de los intrascendente. Vuelve a reír juntos, a pasear de la mano. Los que tenemos hijos muchas veces hemos perdido esta última costumbre por que nuestras manos están ocupadas por otras manitas.

4. Lee un libro o escucha un disco. Re-descubre el placer de leer un libro. De que tu imaginación sea la creadora de imágenes y lugares, de hechos y personajes y que no sean las pantallas las que te lo den todo hecho. Vuelve a sorprenderte, a sonreír solo o a llorar por un pasaje que leas. Escucha un disco, cómodamente sentado en una butaca, con los ojos cerrados, intentando descubrir los matices de cada nota y cada arreglo.

5. Haz deporte o simplemente pasea. Una vez te gustaba hacer deporte. El día a día, los horarios, las obligaciones te han dejado sin tiempo. Mira tu agenda e intenta re-ordenar tu tiempo. Seguro que hay un par de huecos que puedes marcar como fijos. Y si no es así, intenta volver a caminar, a ir a los lugares andando. No sólo te despejará sino que además notarás que te encuentras mejor con el movimiento físico. Y recuerda que también puede ser un momento, un espacio para ser compartido con tu pareja, tus hijos o ese amigo que hace tiempo que no veías.

Las Redes Sociales probablemente han llegado a nuestras vidas y ya no se marcharán y habrá muchas cosas que marcarán un antes y un después en nuestras relaciones, laborales, personales y familiares. Pero no hay que olvidar que las Redes Sociales son sólo un medio y no un fin en si mismas. Si eres capaz de darte cuenta de esto, descubrirás no sólo 5, sino muchísimas más cosas que son más importantes para ti que pasar tu tiempo delante de una pantalla.

Dicho esto, disfruta de lo mejor de ambos mundos. La virtud de todo siempre ha estado y estará en el justo medio.

Umberto Bini de mi blog Coordenadas desordenadas

2 comentarios
  1. Sergio M.
    Sergio M. Dice:

    Estoy bastante de acuerdo, aunque hay un matiz: es una herramienta, igual que el teléfono, el correo tradicional, la interacción personal, etc. para mantener e incrementar la amistad y la confianza con tus amigos y conocidos. El problema es que es “time consumer”, pero bien empleado, es una parte de tí, un sentido más para llegar a más gente y mejor… No me gusta que se hable de adicción… Es un problema de tiempo, más bien.

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*