La Próxima generación, su exigencia empieza en la nuestra.

Por Juan Gratacós

Solamente hace falta salir de nuestro país, darse un paseo por Asia y darse cuenta que día que pasa, si no ponemos remedio, nuestra futura generación, nuestros hijos, van a tener un panorama desolador dentro de nuestras fronteras.

Estamos haciendo desaparecer por nuestra incapacidad, desidia, comodidad o llamémosle como queramos, una cultura del esfuerzo, fundamental para hacer que nuestros hijos se realicen como personas para la superación de obstáculos y dificultades.

Eliminando estos retos  en las vidas de nuestros hijos, estamos labrando la semilla de su infelicidad. Necesitamos volver a términos en desuso como sacrificio, laboriosidad, esfuerzo, despego, reciedumbre,  sobriedad,… solo así valorarán y valoraremos  todo aquello por lo que de verdad vale la pena luchar.

En culturas asiáticas menos acunadas en la comodidad y más conocedora del esfuerzo que hay que hacer para superar metas, los resultados son espectaculares, no solo en la escuela, desde una visión académica,  sino también en la forja personal de estos valores que aquí en occidente están en desuso.

El futuro de nuestras escuelas debe partir de estas premisas, pero previamente este esfuerzo debe nacer de las propias familias. Nuestra próxima generación, nuestros hijos, deben ver en nosotros, los padres, unos modelos de virtudes humanas y de exigencia continua para transmitir la necesidad de superar dificultades encarando las mismas con esfuerzo y sacrificio.

El futuro de nuestros hijos como individuos y de nuestro país como conjunto están en juego, debemos despegar de nosotros y así en el conjunto de nuestra sociedad que conocemos, esa pereza, comodidad, facilidad,……..

Por que mientras nosotros “dormimos” como la liebre del cuento, hay muchas tortugas laboriosas llegando a metas que para nosotros pueden resultar difíciles de imaginar.

Juan Gratacos (SdP)

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*