Alcanzando Metas,….. paso a paso!

Por Carolyn Moynihan



Algunas cosas se toman demasiado por sentado. Un artículo sobre Hacer trabajar a los chicos con objetivos en el Wall Street Journal sugiere que las escuelas (y los padres) están comenzando a darse cuenta de la importancia de establecer no sólo grandes metas, sino metas realistas y graduales.

La escritora Sue Shellenbarger, experta en trabajo y familia, señala que una encuesta de Gallup del año pasado encontró que la mayoría de los estudiantes de los EE.UU. no tienen fe en su capacidad para alcanzar sus metas. Sólo el 42 por ciento de la muestra de chicos encuestados entre 10 y 18 dijeron que seguían enérgicamente sus objetivos, y sólo el 35 por ciento cree firmemente que podían encontrar su camino alrededor de obstáculos.

La encuesta de Gallup es el primer estudio sobre el establecimiento de metas a esta edad, los estudiantes pueden tener dificultades con esta habilidad, en parte porque las escuelas tienden a centrarse más en el aumento de resultados de las pruebas o reducción de las tasas de deserción escolar. Sin embargo, mientras más estados piden una planificación universitaria para sus estudiantes, la obtención de resultados se está llevando cada vez más atención.



Así es como una escuela lo gestiona:
Los estudiantes en el comienzo del año utilizan sus propios resultados de las exámenes para identificar objetivos específicos y mesurables de aprendizaje, tales como el logro de una nota específica, y establecer una fecha límite para su realización. Rompen grandes objetivos en pequeños pasos, anotan las habilidades que tienen que aprender, y nombran estrategias  específicas y los recursos que utilizarán para superar los obstáculos, tales como el tiempo de sus deberes. Los maestros ayudan a medir su progreso cada trimestre.
Funciona, y el resultado se contagia a otras áreas de actividad, como el deporte y las artes.
Para ayudar a los estudiantes a recordar los pasos para establecer metas con eficacia, las escuelas suelen usar las siglas “SMART”. (Señalar metas específicas, Mesurables y Alcanzables con Resultados claros en un Tiempo determinado)

Los niños comienzan temprano a creerse acerca de lo que pueden y no pueden alcanzar, según un estudio reciente en el Annual Review of Psychology. Antes de que lleguen a la adolescencia, la mayoría de los niños se han asentado en ciertas metas concretas y abandonando otras.
Aspirando a ciertos logros sin tomar las pasos de cómo llegar conduce a una sensación de desesperanza. Por otro lado, la creencia en la propia capacidad para alcanzar los objetivos aumenta esperanza, que los expertos coinciden en que es un primer aviso  de éxito en la universidad.

Por supuesto que los chicos pueden fracasar en algunas cosas que deseen hacer, aun trabajando sistemáticamente, y no hay nada malo por cambiar objetivos como dejar futbol y alistarse  en atletismo, como comentaba un chaval “si quieres ser el número 1, – aunque no lo consigas en todo- igualmente lo vas a hacer fenomenal” decía.

Carolyn Moynihan (editado en Mercatornet.com)


0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*