La Empatía

Por Victoria Cardona

“Las relaciones más importantes en nuestras vidas y las que más incidencia parece que tienen sobre la salud son las que mantenemos con las personas con las que convivimos cotidianamente”.

John Cacioppo, profesor de Psicología de Chicago

Hoy reflexionamos sobre la empatía, tan importante para vivirla en la etapa adolescente de nuestros hijos y con el resto de nuestra familia.

Todos necesitamos tejer a nuestro alrededor relaciones humanas satisfactorias, tanto en familia como las ajenas a ese ámbito. La comprensión de los sentimientos de los demás es la clave para una convivencia satisfactoria, a parte, del conocimiento de nuestra propia manera de ser, que incluye cualidades y limitaciones. Esta comprensión no depende de la simpatía, que nace muchas veces espontáneamente, sino de lo que denominamos empatía.

La empatía es el esfuerzo que realizamos para reconocer y comprender los sentimientos y actitudes de las personas, así como, las circunstancias que los afectan en un momento determinado. Cuado caminamos junto a nuestro adolescente y entendemos su etapa “tormentosa” (que pasará…), vivimos la empatía.


Recuerdo a una chica de dieciséis años que contaba un conflicto a su madre. Ésta la había interrumpido con un: “no te preocupes, con el tiempo esto se arregla”. El caso es que esa joven no se sintió nada comprendida; necesitaba la empatía, y el conocimiento por parte de su madre, de la totalidad de su problema. Esta falta de empatía se parece a la situación de aquel pobre enfermo que, a punto de entrar al quirófano para una operación de riesgo, se le dice con cara alegre: “todo se resolverá inmediatamente”, cuando lo que está esperando es una persona que le coja la mano y comprenda su sufrimiento.

A menudo nos preguntamos: “¿por qué no puedo comunicarme con este hijo?”, o bien, “cuando le llamo la atención sobre algo, ¿por qué no me deja hablar?”. La solución la encontraremos reflexionando para saber qué es lo que realmente necesita en aquella situación.

Quedémonos tranquilos. Los vínculos que crea el ambiente familiar producen una notable intimidad que no se encuentra en otros entornos. Hagamos el pequeño esfuerzo de comprender los sentimientos reales de nuestros hijos adolescentes. Y con cariño, buen humor y afabilidad comprendamos sus dificultades.


Victoria Cardona

Escritora y orientadora familiar

www.vidadefamilia.org

3 comentarios
  1. Marga
    Marga Dice:

    Buen artículo el de Victoria Cardona. “Un extraño en casa”, su ultimo libro i En catalán “Un estrany a casa” trata en profundidad, con simpatía y dando sugerencias prácticas la comunicación con el adolescente.

  2. Victoria Cardona
    Victoria Cardona Dice:

    Gràcies Xavi i Marga:
    M’insufleu ànims per seguir en aquesta magnífica tasca d’eduació familiar.
    ¡A vivir la comunicación con los nuestros estas Navidades y empatía que no nos falte!
    Victòria Cardona

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*