“Fuera de serie” ROMEO DALLAIRE

“Cuando todo el mundo negaba la evidencia en Ruanda, él supo estar haciendo lo correcto sabiendo cual era su deber”.

No hace ni dieciséis años, cuando en un país que la mayoría de mundo occidental no situaba en un mapa, en poco menos de 100 días, 800.000 ruandeses  tutsis fueron asesinados por la tribu rival, los hutus, y el mundo entero le dio la espalda

En 1993, cuando las dos etnias decidieron compartir el poder, las Naciones Unidas no ajena a los riesgos existentes, envío una discreta “fuerza de pacificación” o “cascos azules” de 2500 soldados de diferentes nacionalidades, comandados por el General canadiense Romeo Dallaire.

Romeo Dallaire, empezó como “Casco azul” en Bosnia y Camboya, y fue en Ruanda donde tomó el mando de la gestión de los cuerpos de paz de la ONU, viéndolo como una gran oportunidad en su carrera, nunca imaginando lo que después describiría como un “encuentro con el diablo”.

Antes de que empezase el genocidio, Dallaire fue notificado por un informador hutu que ataques organizados sobre la minoría tutsi estaban a punto de empezar, Dallaire reportó a la ONU en Nueva York, pidiendo más fuerzas para poder evitar la masacre. Sus peticiones no solo fueron desoídas, sino que fue instruido que su única “misión” era proteger a sus hombres.

Una vez comenzados los asesinatos in despiadados contra población civil, y  consciente de sus efectivos y los que hubiese necesitado, unos 5000 hombres más con los que podría haber podido evitar lo acontecido, Dallaire volvió a ser desoído y en tono burlesco las autoridades de la ONU lo increparon a no ser “el bueno de la historia” y aún más; la ONU decidió retirarse y no inmiscuirse en una guerra entre ruandeses contra ruandeses.

Las fuerzas de paz fueron ordenadas a retirarse y los países occidentales decidieron retirar a todos sus personales del país. A partir de aquí; Ruanda se queda sola. Dallaire y un grupo de 100 soldados fueron los únicos que no dieron la espalda y permanecieron tratando de salvar el máximo de vidas que escasamente pudieron.

Dallaire, que inmerecidamente, se auto culpa de no haber logrado su misión, hace lo que sabe que está bien y lo que es justo a coste de perder su vida. Y se queda no solo a ser testigo junto a su grupo de fieles soldados sino que escucha a su conciencia y actúa, intentando salvar al máximo número de vidas, algunos le acreditan haber salvado a más de 25.000, y junto a él gente valiente que lo arriesgó todo.

Gracias al cine todos conocemos la historia del hotel MILLE COLINES, más conocido como HOTEL RWANDA, Paul Rusesabagina, hutu casado con una tutsi, logró durante los 100 días que el Hotel fuera un trozo de cielo en aquel infierno, Paul y su mujer, a riesgo de cada noche perder su vida salvaron la de más de 1000 Tutsis, los hombres de Dallaire, con lo puesto, montaban guardia en las puertas del hotel; gente de coraje, gente ejemplar.

Dallaire, nunca se ha desentendido de su responsabilidad, aunque es el último al que hay que pedírsela, debía convencer a la ONU y falló, debía convencer a sus superiores para que le enviaran más hombres y falló, trató de remover la conciencia de los países aliados y falló y mientras el resto de mundo civilizado dormíamos tranquilamente, Dallaire sufría pesadillas por lo que sucedía. Se cargaba en su espalda la responsabilidad de lo que ocurría. Hay dos tipos de hombres; los que saben cargarse las responsabilidades cueste lo que cueste aun siendo ajenas, a los que se desentienden de ellas. Dallaire es de los primeros.

Acabado el genocidio apareció la ONU y los aliados, cuando los tutsis por si solos ya habían acabado con los asesinos hutus. Dallaire volvió a casa, sufrió y sufre cada día por lo que vivió y por lo que podía haber aun evitado, pero en un mundo mejor, él será el que dormirá plácidamente mientras los demás tendremos pesadillas por nuestra indiferencia.

Bibliografia

Mark Salter & J.McCain, Character is destiny ;Randon House Trade

http://www.romeodallaire.com/

http://www.whitepinepictures.com/dallairesite/dallaire-torstar-ahero.pdf

Sindicato de Padres

2 comentarios
  1. Leticia Jaureguizar
    Leticia Jaureguizar Dice:

    Me ha encantado el artículo por darme a concocer una historia desconocida para mi y que llena de admiración.
    Enhorabuena por esta idea!!

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*