“Fuera de Serie” Sir Ernest Shackleton

Lealtad sin limites!!

Sir Ernest Shackleton tenía las calidades que un líder ha de tener, determinación, visión, juicio, compostura para conseguir la confianza de sus hombres, pero ante todo y lo que posteriormente se le ha valorado más ha sido su lealtad hacia sus hombres y la, recíprocamente obtenida de ellos.

Anuncio pidiendo tripulación dispuesta a todo

Shackleton nació en Irlanda el 15 de Febrero de 1874, hijo de padre inglés y madre irlandesa, se trasladaron a Inglaterra cuando él tenía 9 años. Niño con grandes dotes de optimismo y confianza que lo hacían madera de líder, pero no dotado de cualidades de buen estudiante, en seguida se decantó por su pasión, el mar.

A los 16 años convenció a su padre para que le permitiese enrolar en un navío mercante, dando comienzo a lo que era su gran pasión, ser aventurero.. A esa corta edad ya traspasó el tan temido y “odiado” cabo de hornos hasta Valparaíso en Chile. Fue a través de acercarse al desconocido e inexplorado sur, lo que le hizo plantear “aventurarse”  a lo desconocido. A partir de aquí siguió navegando los siguientes años  entre Inglaterra y Asia y se convirtió a sus 24 años en oficial de la marina mercante.

En sus años en la marina aprendió la importancia de la “camaradería” (algo menos habitual en la Royal Navy). Más adelante describiría esta relación entre colegas como “Hay muchas cosas importantes en la vida pero la camaradería no es la menos importante de ellas”, estar junto a sus hombres, compartir penas, risas, dificultades, el rango no le separaba de estar “cerca” de sus hombres.

Pronto se alistó en la primera expedición para alcanzar el  polo sur, capitaneada por Scott, en 1901, expedición fracasada donde estuvieron al filo del desastre por precaria preparación y por inexperiencia. A pesar de su fracaso, volvieron aclamados como héroes nacionales por la hazaña cosechada.

Lejos de amedrentarse y viéndose capaz de sus posibilidades, planeó una nueva expedición esta vez capitaneada por el mismo, y como compañero de expedición a Frank Wild. En 1907 partieron hacia el polo sur con el objetivo de alcanzarlo, pero tras unas dramáticas semanas, supo tomar la decisión que salvaría a sus hombres; se retiraron. Volvieron de nuevo a Inglaterra como héroes al ser la expedición en alcanzar el punto más meridional hasta la fecha  y fue nombrado “Sir”.

Mientras tanto Amundsen, explorador Noruego, por un lado, y Scott por otra, se le anticiparían alcanzando el polo sur antes que él.

Lejos de tirar la toalla, volvió a la carga en los comienzos de la Gran guerra en 1914, aventurándose con un nutrido grupo de hombres, y eligiendo como su lugar teniente de nuevo a Frank Wild.

La expedición, el cual Shackleton, mostró su mayor coraje y mostrando todos los niveles de lealtad posibles no llego a poner pie en la Antártida.

El "Endurance" encallado en el hielo antartico

El Endurance, barco que nombró en honor a las lecciones de su padre “By endurance we conquer” después de salir de tierras argentinas, y en un tiempo de dureza excepcional, quedó encallado en el hielo los siguientes 10 meses, durante los cuales la tripulación lucho diariamente para conseguir liberarlo del hielo, sin más y por los daños sufridos por el hielo, el barco se rompió y se hundió. Durante los siguientes 5 meses vivieron en el hielo en pequeñas tiendas  a la espera de que con la llegada de la primavera austral volvieran a navegar en sus botes salvavidas

Shackleton y sus hombres, embarcaron en los botes y navegaron por los mares más inimaginablemente salvajes que nos podemos imaginar hasta alcanzar semanas después Elephant Island

Durante estos  15 meses de fatiga física y mental Sir Ernest supo, en contacto directo con sus hombres, mantener altos los espíritus de lucha, compartió sacrificio, dolor y también risas. Supo liderar en tiempo de caos con el ejemplo a un grupo de hombres que necesitaban de esta locomotora, sabiendo sacar lo mejor de cada uno y “empujando” a los pesimistas, la palabra más detestada en su vocabulario, a luchar con visión. Él fue una inspiración a aquellos que no tenían ninguna visión realista de supervivencia.

Desde Elephant Island, aun faltaba llegar a la civilización, Shackleton y un pequeño grupo de hombre se aventuraron por 800 millas en  el atlántico sur hasta South Georgia en lo que se consideraría como un viaje imposible a bordo del bote de 7m de eslora. El viaje fue de 17 largos días. Mientras en Elephant Island, su lugarteniente Wild supo mantener las filas siguiendo el ejemplo de su gran capitán

El bote alcanzó South Georgia en el lado incorrecto, aun debieron escalar montañas para poder llegar al puerto ballenero que les vería con vida después de 16 meses desde su partida.

Jamás  abandonó a sus hombres, supo luchar contra todos los elementos por lealtad a ellos, siempre tuvo el coraje de mantener unión y deseo de vivir entre ellos, y lucho hasta el final. Aun pasarían 3 meses y varios infructuosos intentos hasta poder regresar a Elephant Island a por sus hombres, que seguían con vida gracias a Wild

Pocos ejemplos de coraje y lealtad hemos visto jamás en la historia, Sir Ernest Shackleton fue uno que lo dio todo por ellos, en 22 meses de odisea, no perdió a ninguno de sus hombres, y todos ellos darían su costilla por volver a estar capitaneado por un líder como él.

Sindicato de Padres

Bibliografia

Mark Salter & J.McCain, Character is destiny ;Randon House Trade

Atlantic Explorers, Ernest H. Shackleton (http://www.south-pole.com/p0000097.htm)

1 comentario
  1. nacho
    nacho Dice:

    ¡¡Me parece genial la nueva sección de Sindicato de padres “Fuera de Serie”!! Con ganas de leer el siguiente personaje!

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*