Educación sexual; ¡¡Comunica y Anticípate!!

Por Ricardo Sánchez Recio –

Todo padre recuerda aquella situación de desconcierto cuando su hijo pregunta: “¿De dónde nacen los bebés?”. Es necesario estar preparados para no cometer errores y saber dar respuesta a todos los interrogantes.educación sexual

Sabemos que los padres son los principales responsables de la educación sexual de sus hijos. La familia es el mejor lugar para que los hijos aprendan los valores y las virtudes necesarias para el ejercicio responsable, sano y feliz de la sexualidad, ayudando así a los niños y adolescentes a tomar decisiones acertadas en esta materia. Desde el nacimiento, los niños empiezan a aprender sobre el amor, el comportamiento y los ejemplos de sus padres, mediante relaciones diarias dentro de la familia y en su entorno social; los hijos están recibiendo constantemente mensajes sobre actitudes y valores con respecto a la sexualidad. Esta educación sexual abarca una gama de aspectos, incluidos el desarrollo humano, los valores, las habilidades comunicativas, el comportamiento y la salud sexual; en un esfuerzo por preparar a los jóvenes con los conocimientos y las habilidades necesarias para que tomen decisiones informadas y responsables sobre su salud y su vida.

Educar a los hijos, más que transmitir conocimientos o información, es lograr en ellos el desarrollo y práctica de comportamientos virtuosos y sanos, acordes a la expectativa de plenitud personal y social que los padres deseamos. Los padres, en efecto, enseñan con sus palabras, pero fundamentalmente enseñan con su ejemplo y su testimonio de ser y comportarse, de vivir el amor matrimonial y familiar. Lamentablemente, muchos padres confiesan no tener la confianza necesaria para acercarse a sus hijos y hablar de este tema; la vergüenza de tratar temas de la intimidad humana los paraliza e impide la comunicación educativa. Por su parte, sus hijos explican que obtienen la faltante información sobre sexualidad de parte de sus amigos y, en algunas ocasiones, de sujetos de mayor edad, que los inician en el conocimiento y prácticas sexuales, con explicaciones soeces y viciosas. Estos padres deben saber que nunca es demasiado tarde para abrir la puerta de la comunicación; que es necesario que hoy mismo se decidan por encarar con los hijos estos temas. Máxime cuando estamos viviendo en una sociedad posmoderna altamente erotizada, donde se enseña que los adolescentes pueden tener relaciones sexuales a cualquier edad y con personas de cualquier sexo.

La familia es la base de la sociedad, por eso hagamos todo lo posible por mantener a la familia sana y unida. También sabemos que nuestros hijos son nuestro gran tesoro y nuestra conexión con el futuro, y son la supervivencia de nuestra comunidad; por eso, hagamos todo lo posible para que ellos tengan todas las herramientas necesarias, ayudándoles a prepararse para su futuro, asegurando su salud, una familia fuerte y una buena educación.

Ricardo Sánchez Recio – Especialista en Educación Sexual

(editado en Diario del Cuyo)

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*