“Fuera de serie”; Sir Thomas More

“Supo avergonzar a un rey con la fuerza y coraje de su conciencia”
Tomas More nació en 1478 en una familia prospera, pero no acomodada.
La familia More no poseía títulos sino que supo labrarse un futuro gracias a su emprendimiento y esfuerzo. Su padre, John, pudo pagar la educación de un joven Thomas que rápidamente impresionó a sus maestros por su talento, trabajo duro y su buen humor.
Rápidamente recomendando por sus cualidades, Thomas empezó a trabajar para uno de los hombres más poderosos de Inglaterra, el cardenal John Morton, arzobispo de Canterbury, del quien aprendió las artes de la política. Morton, impresionado por los grandes talentos y el carácter del joven Thomas, de quien describió como “el que será un gran hombre” sponsorizo su educación en la Universidad de Oxford, convirtiéndose en un gran abogado. Atraído por el mundo académico,  Thomas jamás se dejo seducir por la riqueza de todo lo q rodeaba la corte real.
Thomas fue testigo de un gran cambio que se estaba produciendo en la Europa feudal de la edad media hacia una nueva era del conocimiento. Formó parte del humanismo, donde defendían que el mundo debía ser un lugar donde el amor cristiano y el conocimiento pudiesen no solo servir a los nobles sino a toda la humanidad.
Thomas se caso con Jane, matrimonio que duro poco tiempo al morir ella joven dejándole 3 hijas y un hijo. Más tarde se volvería a casar con Alice Middleton.
Su amor al conocimiento y la verdad, solo superado por el amor a Dios, lo hizo persistir en la educación de sus hijos, para él, legado que les quedaría para siempre, para que pudiesen buscar la verdad a través del conocimiento y la palabra de Dios
Mantenía sus amistades, entre las que se encontraba el gran filosofo humanista holandés Erasmus, uno de sus mayores admiradores el cual posteriormente lo “bautizara” como “The man for all seasons” como lo hemos conocido.
La corte de Enrique VIII, a través del Cardinal Thomas Wolsey atraído por las  características humanas de Thomas como su inteligencia, nobleza y sobretodo Honestidad, virtud escasa en la época,  hizo llamar a More  a presencia del rey. Sirvió primero como diplomático y posteriormente subió escalafones hasta ser un consejero real muy próximo, pronto fue nombrado “Sir”
Tras Wolsey, More fue nombrado Canciller, mano derecha del rey, tanto el pueblo como la corte estaban encantadas con el nombramiento conocedores de la honestidad de Thomas
Mientras tanto, en ese momento histórico que sacudía Europa, apareció  Martin Lutero, sacerdote alemán dispuesto a romper la unidad de la Iglesia y ser el causante de la desunión de Europa ocasionando guerras que durarían siglos.
Thomas fue el abanderado de una “guerra” intelectual y judicial contra los seguidores de Lutero con dureza pero sin odio. Ya que Thomas atacó la herejía y no los herejes, la sentencia por herejes era la muerte, pero Thomas se “trabajo” el arrepentimiento de la mayoría de los mismos para evitar el hacha justiciera.
Los movimientos protestantes crecían en Inglaterra, pero  fue precisamente a través de su rey donde estallaría el conflicto.
Catalina de Aragón, primera esposa de Enrique VIII no concibió ningún varón. El rey estaba dispuesto, a lo que fuera, para tener descendiente varón, Se enamoró de Ana Bolena y no estaba dispuesto a esperar el permiso papal para casarse con ella, que jamás tuvo a pesar de intentar demostrar que la aragonesa había sido infiel.
Ante la negativa de Roma, Enrique se declaró cabeza de la Iglesia de Inglaterra, y aquí es donde el imperativo impulso del rey se topó con la lealtad de Thomas.
Thomas ya fuera de la esfera real, regreso a su vida familiar abandonando la corte.
Sin embargo el rey pidió una declaración firmada para declarar a Ana Bolena como reina, cosa que Thomas rehusó firmar ya que negaba la autoridad del Papa sobre la Iglesia de Inglaterra. Se negó a firmar por su propia lealtad a su conciencia y a Dios. Firmándola negaría a Dios y a sí mismo. Thomas sabía por  conciencia y valentía lo que tenía que hacer y lo hizo, sabiendo que sería castigado con la guillotina.
Fue encerrado en la torre de Londres, donde fue un ejemplo de coraje y valentía para su familia y para los demás; la guardia que lo mantuvo en cautiverio lloró tras la muerte del santo.
Todos los emisarios que envió el rey jamás oyeron una crítica de Thomas hacia él.
En el momento de su ejecución Thomas exclamó: “el servidor del rey; pero primero de Dios”. Un golpe seco por orden del rey y su vida terrenal acababa….. Su gloria acababa de empezar.
La Iglesia Católica lo nombró santo.
Honestidad hasta las últimas consecuencias, lealtad sin temer por la vida, estamos en una sociedad necesitada de estos valores que nos harán a nosotros y a nuestros hijos afrontar cualquier desafío si sabemos cómo Thomas ser fieles a nuestros principios

Sindicato de Padres

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*