Tus Hijos y la Televisión

Por: Lorena de Bianchi

Ver la televisión es uno de los pasatiempos favoritos de los niños y adolescentes, y mientras ésta puede ser informativa, entretenida y de buena compañía, también puede influenciar a tus hijos de manera negativa.

Generalmente, cuando hay niños pequeños en casa la actitud de los padres hacia la televisión se divide en dos: Los que dejan ver la tele en cualquier momento y cualquier programa y los que no dejan ver tele en absoluto. Pero para todo, se debe encontrar un balance, porque no todo lo que se ve en la tele es totalmente malo o totalmente bueno.

Hablemos de lo malo primero: aquí es un poco más fácil pues todos sabemos que no debemos permitir ver violencia, películas o programas destinadas a los adultos o programas con contenido sexual.  Sin embargo, hay padres que porque ven a sus hijos ver una caricatura, no creen que nada malo puedan estar aprendiendo, cuando hay caricaturas, dirigidas a los niños, que tienen un mensaje negativo o que incluso tocan temas sociales de los cuales los niños pueden no estar enterados y se confundan!  Y no digamos de los adolescentes que en general pueden ver lo que les venga en gana y en una televisión colmada de “reality shows” que de realidad no tienen nada, pues vaya si no salen con una visión distorsionada de lo que es el mundo, y no digamos ideas extrañas y poco apropiadas!!

Pero no todo lo que se ve en la televisión es malo y si nos guiamos por unas cuantas reglas básicas, lograremos sacarle el mayor provecho a esas horas que se pasan frente a la tele.

ESTABLECE LIMITES: debes saber cuántas horas diarias ven tus hijos la televisión. Limita las horas a una o dos al día. No tengas miedo de reducir el tiempo que miran la televisión, pues mirar la tele es más un hábito que un gusto. Es probable que no les guste apartarse al inicio, pues la tele es seductora, pero establecer buenos hábitos a tus hijos vale la pena y puedes facilitarles el cambio animándolos a que participen en otras actividades como deportes, juegos, leer, etc.

Recuerda que los niños modelan su comportamiento basándose en el ejemplo de sus padres, quizás también ayude que examines tus propios hábitos en cuanto a mirar la televisión y se tú mismo un buen modelo.

Ayúdate con unas reglas básicas, como no ver televisión durante las comidas o antes de terminar las tareas.

PLANEA: anima a tus hijos a planear lo que van a ver usando la guía de programación en lugar de ir de canal en canal para escoger un programa.  Ayúdales a seleccionar un programa y habla sobre él después de que termine. Escoge programas donde aparezcan niños más o menos de la misma edad que tienen tus hijos e intenta equilibrar los programas animados, de arte, deportes, etc.

Jamás utilices la televisión como premio y no la quites como castigo, ya que esto hace que la televisión parezca aún mas importante.

PARTICIPA: debes saber lo que ven tus hijos en la tele. Mira con ellos sus programas y habla sobre ellos, ya que te pueden ayudar a tocar temas difíciles como el sexo o la guerra. Explica situaciones confusas y después que haya terminado el programa pídeles a tus hijos su opinión.  El peor programa puede ser una experiencia buena para tus hijos si estas allí para ayudarles a sacar el mensaje correcto, mientras que el mejor programa pierde su valor por la falta de ayuda para pensar, evaluar, y hacer preguntas.

Si te sientes ofendido por ciertos programas, intenta prohibirle a tus hijos que los vean y dales las razones, así mismo, si tus hijos están viendo un programa y observas algún comportamiento negativo, debes decirlo y explicar tu posición al respecto.

Recomendaciones de lo que puedes hacer para tratar con los programas violentos:

Mira al menos un episodio de cada programa que miran tus hijos para saber lo violento que es.

Cuando estén mirando juntos, discute la violencia con tus hijos. Pídele a tus hijos que te cuenten cómo se hubiera podido resolver el conflicto sin violencia.

Explícale a tus hijos que la violencia dada por la televisión es fingida y dile lo que podría ocurrir si otra gente  intentara estos mismos trucos.

Anima a tus hijos a mirar programas con personajes que cooperen y que se quieran.

EXPRESA TUS OPINIONES: los padres de familia podemos organizarnos para exigir una televisión de calidad, especialmente en horarios infantiles. Ante una programación infantil con baja y reprobable calidad, tenemos la  responsabilidad de poner en marcha una crítica constructiva, ejerciendo así nuestros derechos ciudadanos. Así mismo, es conveniente incentivar una buena televisión, resaltando y difundiendo entre nuestros amigos los buenos programas.

Por último, te propongo que hagas un ejercicio: Apaga la televisión durante 7 días.  ¿Te crees capaz de abandonar tus hábitos televisivos durante una semana, seis días, cuatro… dos? Haz la prueba y cuéntame qué cambios observas en tus hijos y en tu vida familiar!

Por Lorena Carrillo

Publicado en Mundo de Mamá

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*