La conciliación

Por Maite Marín

La conciliación es cosa de tres: trabajador, empresa y administración. Sin la participación de todos es imposible la conciliación. Se deben encontrar soluciones que no sobrecarguen a ninguna de las partes pero que ayuden a cumplir los objetivos de cada una.

Deben ser soluciones realistas y salir del tópico de parecernos a Europa cuando la situación social, económica y laboral es totalmente distinta.

La conciliación se precisa a raíz de un cambio que normalmente es la llegada de los hijos o por tener que responsabilizarse de un familiar dependiente que implique una atención diaria.

Como madre quiero dar lo mejor a mis hijos, y no me refiero a estar las 24 horas con ellos, pues como persona también quiero realizarme profesionalmente y me gusta mi trabajo y evidentemente, como poder dar a mis hijos lo que quiero si no se cómo financiarlo. Como trabajadora es mi deber que mi empresa funcione y por supuesto es mi objetivo que sea rentable,  pues cuanto más lo sea más estable será mi situación laboral.

Tener hijos es un bien social y aparte de aumentar la población y todo lo que esto implica en el sentido de cómo ayudar a mantener el sistema de pensiones actual, también como persona adquieres una experiencia de responsabilidad, liderazgo, capacidad de atención y de poder hacer más de una cosa a la vez que en la vida laboral te ayuda a afrontar mejor los retos del día a día. Pero La angustia de no llegar a todo: trabajo, familia, hogar nos nubla los sentidos y hace que no podamos estar al 100% en ninguna parte.

Es necesario apoyar a las madres porque son el pilar, el núcleo de las familias. ¿Alguien se a planteado lo que pasaría si una mujer dejara de hacer todo lo que hace? El Estado tendría que hacer frente a todo esto y el gasto social no lo soportaría.

A pesar de ser muy difícil conciliar muchas madre lo consiguen gracias a la familia (abuelos y tíos que llevan, recogen o cuidan de los niños en nuestra ausencia) o  a golpe de talonario. Pero en ocasiones ni tan siquiera así se les puede atender.

¿Que podríamos hacer?

  • Pedir a la administración que se frenen movimientos tales como la jornada intensiva en escuelas. Es un sin vivir para los padres estar cada año preocupado por si sale este tipo de iniciativas. (muchas cosas han de cambiar en la sociedad para poder afrontar un cambio de esta magnitud)
  • Incentivar que las reuniones de las escuelas con los padres sean a primeras o últimas horas. Nunca a media mañana. Es cierto que por ley los padres tienen derecho a ausentarse para asistir, pero según a qué hora se programe, se rompe el ritmo de trabajo y con ello la productividad.
  • Para comer no hace falta una o dos horas. Se puede comer bien en unos 35 minutos. Para ello es necesario que empresas hagan una pequeña inversión en nevera y microondas. Esto implicaría un gran ahorro para el trabajador en restaurantes y transporte) con lo que el sueldo cundiría más.  Puede que a algunos trabajadores no les interese esta posibilidad pero a otros les ayudaría a ahorrar y a llegar antes a casa (la inversión sería de menos de 250€)
  • Horarios flexibles en las entradas y salidas (mientras se cumpla el horario al cabo de la semana, permitir pequeñas fluctuaciones) para ello ha de haber un compromiso de responsabilidad por ambas partes.
  • Actualmente existen tecnologías que nos permiten estar en la oficina sin estarlo físicamente: móvil, 3G, wifi. (que no se vea como escusa para que el trabajador no venga a trabajar sino como una herramienta de calidad y que puede sustituir en un momento dado un tiempo físico en la oficina).
  • Del mismo modo, el trabajo desde casa puede ayudar en casos concretos como enfermedad de un hijo. Y con las nuevas tecnologías es fácil comprobar si se cumple el horario en casa.

Estas son algunas medidas que se podrían aplicar y harían más fácil la vida de las familias.

Por Maite Marín

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*