Los nuevos llaneros solitarios

Por Angeles Montuenga


Hasta que esta crisis se ha hecho presente, todos en cierto modo nos hemos creído que el estado del bienestar era posible. Hemos construido un modo de vivir sobre la falacia de la sobreprotección.Todo parecía estar previsto y controlado. Una maquinaria moderna, precisa, no programada para trabarse.

La situación actual nos ha sacudido del sueño de tal ingenuidad y nos está obligando a  crecer.

A  empezar a tomar  decisiones distintas , a imaginar, a replantear, a saltar al vacío del mundo de lo no conocido:  la precariedad, la incertidumbre, el miedo,  el paro y tal vez a la aventura de la solidaridad y la acogida. …. Nos está obligando a ser valientes.

El valiente es  el que sabe vivir en soledad, alejado de lo que hace todo el mundo.

El valiente es quien sabe ir contracorriente, el que elabora ideas propias, el que se atreve a pensar, el que envía curriculums de un amigo a su lista de contactos, el que se moja , el que pasa por alto el penoso sentido del ridículo y monta un negocio de extracción de piojos. Valiente es el que vende su piso a través de participaciones de 70 euros para sortearlo ante notario. Es quien renegocia sus deudas y da la cara. Es quien pide un favor y hace favores. Es quien no se deja achantar por los pesimistas o los huelguistas.

Valiente es el que se arriesga y fracasa … El que aprende, vuelve a intentarlo y triunfa…O no.

Es quien lucha sin descanso y muere con las botas puestas. Como una nueva conquista del oeste, con protagonista más joven. Jonny Deep en lugar de Jonh Wayne.

Es bueno que nuestros hijos nos vean convivir con las sombras, límites y fracasos. Sólo el café es descafeinado y siempre saber peor.. La vida no se puede filtrar sin engaño.

Si eres de las (los) que te desplazabas a propósito del la libreta del hijo, si jamás has olvidado una revisión dental, si no le ha faltado nunca la ropa de deporte o el  bocadillo, estás de enhorabuena.  Esta crisis nos ayuda a mostrarles el rostro de la realidad, claoroscuro!. La vida es imperfecta y bueno es que sean conscientes y estén preparados para ello. El mundo no va a girar en tono a sus necesidades y reclamos .

Caso de que nos mantengamos en el empeño de evitarles malos tragos,  es fácil pronosticar el alumbramiento de un nuevo adulto, como mínimo , permanentemente insatisfecho con vocación a sindicalista peleón e improductivo. Y de estos, en este país, vamos muy sobraditos.

De lo visto, me quedo con un ejemplo elocuente.

https://www.youtube.com/watch?v=IT2QJtkWIvw

Publicado en: En mi contra

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*