Gossip

Sindicato de Padres

El fenómeno de los Informer se ha extendido a ciudades, colegios e instituciones de toda Cataluña


La intención de estos “periódicos de cotilleos” es hacer de intermediario entre los alumnos de la universidad o el colegio para aquellos  que tuviesen algo que decirse pero que no se atreviesen a hacerlo directamente. La idea es servir de plataforma para enviar mensajes de forma anónima a cualquier persona del campus o del colegio.

Los cotilleos que se publican en las páginas de facebook, los llamados “Informers”. Este fenómeno ha traspasado las universidades para pasar a las escuelas de secundaria. El problema está en que se hablan de forma anónima y sin control y puede ocasionar que se propasen en sus conversaciones. Los cotilleos son subidos de tono y a veces se generan burlas, ridiculización y hasta ciberacoso y bullying. Los Informers de los colegios no están moderados y aunque pueden resultar divertidos no se debe permitir las insinuaciones sexuales denigrantes y los insultos incluso a profesores. Lo que comenzó como un diario de noticias del entorno debe ser limitado.

El mecanismo es el siguiente: se envía un e-mail a la página de facebook del informer que te interesa  y desde allí  se encargan de publicarlo sin el nombre del autor. De esta forma, la página está llena de mensajes anónimos.

La idea del anonimato en los informers de universidades  ha animado a mucha gente a contactar con personas a las que no conoce. En escuelas más pequeñas está sirviendo para hacer a veces comentarios vejatorios de otros compañeros  y de profesores. Los mensajes suelen ser mucho más directos y subidos de tono de lo que serían si se escribiesen con nombres y apellidos aunque  los administradores  saben quién los envía.

Al tratarse de un muro anónimo, cada uno cuelga lo que le parece.  Hay quien se queja, hasta quien hace comentarios  y ridiculiza a otras personas. Lo que para unos es un entretenimiento o una página sin más importancia, para otros es un instrumento peligroso que puede esconder agresiones verbales a personas concretas.

Como se debe tratar este tema: en primer lugar se debe firmar todo lo que se escribe, los demás tiene el derecho a saber quien escribe sobre ellos, hay que dejar claro a los administradores que deben moderar o cerrar la página. Comentarios insultantes, vejatorios, acoso, no son bromas hay que deslindar la broma del comentario que pueda hacer daño. Se debe insistir en que no es lo mismo decir algo en privado que decirlo en público, dónde lo van a leer muchas personas.

Todo lo que es online es público, no hay garantía de que no lo vayan a ver personas y menos si se publica en facebook. El día de mañana todos estos comentarios pueden salir en una entrevista en un futuro trabajo.  Esta información permanecerá siempre y la reputación online de una persona forma parte de su bagaje.

No se puede hacer comentarios de personas con nombre y apellidos que no se puedan defender sin saber quien les ataca. Las acciones que se realizan online afectan también a otras personas y por lo tanto puede tener consecuencias.

La reputación de los demás es sagrada y está protegida por la ley, que no tengan que recurrir a ella para acusarnos de algo que creímos una bromita pero que puede afectar a otro hasta el punto de ser calificado como crueldad o acoso.

El fenómeno informers forma parte de la libertad de expresión pero puede generar un  “problema jurídico y social” ya que puede llegar a afectar al Derecho al Honor y a la Intimidad de las personas.

No se debe vincular ningún periódico de cotilleos a una organización, entidad, institución, colegio, universidad o empresa ni utilizar su nombre, logo o elementos corporativos que puedan vincularlo a este periódico y puedan confundir y hacer creer que es una página oficial de la institución

A partir de aquí, todos los comentarios, positivos, divertidos sin segundas intenciones que pongan de manifiesto hechos y acciones de forma divertida y sepan ser inteligentes y ocurrentes, que sean bienvenidos.

Sindicato de Padres

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*