Mi hijo no está en Facebook…

Por Sergio Martínez

¿Cuántas veces hemos oído está afirmación y cuántas otras tenemos que decirle a un padre o madre que están equivocados, que su hijo/a sí tiene un perfil en Facebook desde hace ya un tiempo? Lo cierto es que en mi caso, bastantes veces. Muchos padres, en lugar de zambullirse en el mundo que nos ha tocado vivir e intentar acompañar a sus hijos en la aventura de crecer y crecernos en él, ponen barreras de humo, viven en burbujas de cristal ficticias, en las que tarde o temprano descubrirán que están solos, que sus hijos se han ido fuera, al mundo.

La solución es compleja y sencilla a la vez: hay que formarse, utilizar los nuevos medios y ESTAR en ellos. Nos toca vivir en un mundo que está cambiando, cuyas reglas de comunicación y formas de relación están en constante evolución. Internet no es una moda, no es un sueño del que despertaremos un día, rodeados de hierba verde y alta: es una realidad que nos toca vivir y utilizar para nuestra vida, nuestra forma de entenderla, de creer, de amar.

Además de formarse, como decía, hay que estar. Y no de cualquier forma, sino orgullosos de ello, de lo que somos, de lo que queremos compartir con nuestros amigos y familiares, y, porqué no, con aquellos que no conocemos. Tenemos en nuestras manos, por primera vez en la historia de la humanidad, un medio de comunicación personal, para contar lo que queramos al resto del mundo, bueno, malo, con mucho o ningún interés. Pero libre y de personal, auténtico, de cada uno.

Además de eso, podemos nutrirnos de conocimientos de todo tipo, gozando de la democratización del conocimiento más potente que ha habido en la historia y que ha venido para quedarse: podemos leer y estudiar de todo, con poca o mucha fiabilidad. Así, es fundamental (y más que nunca) ayudar a nuestros hijos a desarrollar criterio, capacidad de discernir lo que es verdad de lo que no lo es. Deben ser hombres de criterio. Y eso no lo conseguirán encerrados en un mundo que no es el real, sino zambulléndose en él. Y como no están preparados para ello, debemos lanzarnos al agua con ellos: al fin y al cabo, somos sus mentores también para ello…

Publicado en  Protect your Children / Protege a tus hijos!
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*