Nativos y recién llegados, condenados a entenderse

Por Angeles Montuenga en: En mi contra

angelita

 

 

 

 

 

 

 

 

El pasado viernes asistí a una mesa redonda organizada por el Sindicato de Padres  en la  UIC ( Barcelona).

Presentes en la mesa:

El tema elegido : la escuela del sigloXXI.
O lo que es lo mismo, ¿ El planteamiento académico actual forma adecuadamente a los profesionales del futuro?

Si algo me quedó claro fue que la aparición de las nuevas tecnologías ha supuesto una revolución socio cultural tan importante o más que la que en su día supuso la de la imprenta. Y que éstas son tan solo herramientas, no objetivos. Simples instrumentos para abordar de un modo nuevo la información, la comunicación y la aventura del aprendizaje. Un modo eficiente pero un modo incompleto.

Las nuevas tecnologías están al servicio de la vida, no al revés.Lo virtual necesita de lo real.
Los nativos y los recién llegados deben ayudarse mutuamente a no perderse entre esos dos mundos. Sabiendo que esta generación tiene características muy distintas a las anteriores.

Para empezar procesan la información de un modo fragmentado, superficial. Eso obliga a los educadores  a hacer un esfuerzo mayor por  adentrarles en el camino esforzado de la reflexión y la elaboración de criterios propios. En la mesa se habló con acierto de “seducir para enseñar”.

También hoy niños y jóvenes son más impacientes  … “Lo quiero todo y ya”. Necesitamos trabajar con ellos el valor de la espera por un bien mayor. Ese aguantarse les prepara para la vida real  porque allí el “todo y ya “no funciona (Bien lo sabemos!).

Además se muestras  gracias  en parte a las redes sociales, más participativos de lo que lo éramos nosotros. Hoy las revoluciones se inician en los foros de internet. Nuestros hijos serán – si quieren- “incendiarios”, mucho más conscientes de la fuerza de una voz. Y eso me parece esperanzador.

Se habló también de  peligros. Me pareció que  a los expertos les preocupaba relativamente poco el tema de la seguridad. O por lo menos reconocían que era imposible estar prevenido y preparado para cualquier eventualidad. Coincidían en que el mejor filtro es el buen criterio que los responsables de su formación les diéramos a la hora de mostrarse  y darse a conocer en la red.

Sólo uno de ellos habló de la que – desde mi punto de vista- es la mayor amenaza. Me refiero a la pérdida de los espacios de soledad en los que el niño, el joven, pueda reflexionar por si mismo.
La interioridad  que antes volcábamos en escenarios imaginados, cartas y diarios íntimos está limitada por la ausencia de silencios. Los smartphones y las pantallas, omnipresentes a diario en la vida cotidiana, dificultan seriamente la posibilidad de tomar conciencia del yo personal.

Y un hombre que no piensa, deja de serlo.
Es en este aspecto en el que  los padres y educadores debemos estar verdaderamente alerta, evitando que las nuevas tecnologías invadan territorio sagrado. El territorio de la singularidad  y del alma.
Debemos preservar, cueste las discusiones que cueste, espacios de la vida en familia en los que las TIC no entren.

Ademas en pocos años lo diferencial de un profesional será la generación de ideas. No tanto el procesamiento de las mismas. Los perfiles más solicitados empiezan ya a ser  los humanistas con discurso elaborado a través de la lectura ponderada, de la discusión multidisciplinar y  la reflexión.Un espíritu renacentista es un highly skilled candidato en el futuro.

Hoy propongo dos vídeos. Un nativo y un recién llegado hablando el mismo idioma: el lenguaje digital.  Saben mejor si se combinan.

http://youtu.be/TE2goEezc3A

 

http://youtu.be/A–1LncuzcM
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*