Pokémon Go: contextualizando el éxito

Nos despedimos ya y os deseamos una buenas vacaciones con este post de Enrique Dans, en el que nos tranquiliza sobre el fenómeno Pokemon, de hecho es un fenómeno que ya declina. ¡Nos vemos a al vuelta!

 

Pokemon-Go-logo-768x482 A estas alturas, cuestionar el acierto de Niantic a la hora de reciclar un juego relativamente antiguo como Ingress licenciando los derechos de los pequeños monstruos de bolsillo de Nintendo resultaría absurdo: récord absoluto de descargas en las tiendas de aplicaciones, el juego móvil más popular de la breve historia de los juegos sobre smartphones, y un auténtico fenómeno cultural con todo tipo de efectos secundarios, tanto buenos como malos.

Sin embargo, tan importante como entender el fenómeno Pokémon Go, lo es entender lo que Pokémon Go no es: no tiene nada de revolución de ningún tipo, y no es más que un simple jueguecito con el que pasárselo bien unos días. Cosa que me parece fantástica, que cada uno se entretenga como quiera y busque satisfacciones de la manera que estime oportuna, pero es eso: un juego, sin más importancia.

Por mucho que hablen de los millones de dólares que genera, de las posibilidades de integrar a anunciantes o de lo que puede significar la incorporación de nuevas familias de Pokémon ya creadas o que se puedan crear, el juego es lo que es: un pasatiempo con una repercusión más bien escasa y, si mi experiencia en difusión de innovaciones sirve de algo, con un recorrido más bien fugaz. Y repito: esto no significa nada, no le tengo manía de ningún tipo a Pokémon Go, me parece fantástico que la gente lo juegue y se lo pase bien, y no soy ningún amargado… simplemente, me gusta poner las cosas en contexto.

De hecho, que Pokémon Go haya elevado el valor de las acciones de Nintendo es bastante absurdo, algo solo asociable al hecho de que los mercados en nuestros días están compuestos por muchos accionistas muy mal informados que actúan de manera errática y con más bien poco criterio. La fortísima subida de las acciones de Nintendo hasta duplicar su valor duró hasta que la propia compañía clarificó algo que estaba muy claro desde el principio para cualquiera que supiese buscar en Wikipedia: que Nintendo no había producido Pokémon Go, y que participaba en sus posibles ingresos de una manera muy limitada. Rápidamente, las acciones de la compañía volvieron a caer, y la verdad se evidenció: Pokémon Go no era la resurrección de Nintendo, sino que precisamente apuntaba a todo lo contrario, un síntoma claro de que la reina de las consolas sigue sin ser capaz de adaptarse al mundo smartphone, y tiene que depender de que un tercero venga a poner en valor mediante licencias los activos que ellos no son capaces de capitalizar.

La fiebre de Pokémon Go es eso, una fiebre fugaz que se quedará, como comenté con Idealista News, en una simple moda pasajera que, de hecho, ya ha comenzado a declinar. Que un juego experimente un patrón de popularidad tan rápido como el experimentado por Pokémon Go implica que las barreras de entrada son escasas o nulas, que el juego se completa con cierta velocidad, y que el crecimiento es imposible de mantener, como evidencian las tendencias de búsqueda de Google. En el mercado norteamericano, el declive es ya evidente, y en el resto de mercados ocurrirá exactamente lo mismo. Dentro de poco tiempo, Pokémon Go será únicamente el recuerdo de unos cuántos días de verano que muchos pasaron dedicándose a jugar un juego ni siquiera modestamente novedoso (al menos si habían jugado anteriormente a Ingress), sin más. Entre juego divertido y revolución tecnológica va un trecho importante, y esto de Pokémon Go, como he mantenido desde un principio, corresponde únicamente a lo primero. Que tampoco está nada mal.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*