Entradas

La Era de las suscripciones digitales

Captura de pantalla 2020-10-26 a las 12.24.18

Realmente vamos haciéndonos con las nuevas tecnologías y debemos parar y ver si realmente todas las apps nos están sirviendo de algo o las acumulamos sin darles uso. De esto también va la educación y el ejemplo a nuestros hijos e hijas. Una buena reflexión de Empantallados

Captura de pantalla 2020-10-26 a las 12.21.31

Desde hace unos años vivimos inmersos en una oleada de suscripciones digitales. La comodidad que nos brindan plataformas como Netflix, Spotify, Amazon Prime, nubes para guardar archivos, etc., y su facilidad a la hora de consumir sus servicios, y sobre todo contratarlos, quizá haya provocado que, sin darnos cuenta, tengamos un buen empacho de suscripciones digitales.

Un estudio en el New York Times revela que en Estados Unidos los usuarios gastaron una media de 640 dólares, al año, en suscripciones digitales durante 2019. Y es que si no controlamos estas suscripciones puede que no nos demos cuenta del gasto anual que estamos realizando. Además, a muchas de estas plataformas, por las que pagamos mensualmente, no les estamos sacando un verdadero provecho, e incluso hay algunas que no utilizamos nunca.

Quizá sea un buen momento para replantearse de que manera estamos utilizando en casa estas suscripciones, que pueden ser una buena oportunidad para compartir tiempo y aficiones en familia. Si les damos este uso, sí que puede tener sentido mantenerlas.

 

6 ideas para decidir qué suscripciones digitales mantenemos

  • Piensa en el uso que le estáis dando: parece un consejo evidente, pero lo cierto es que podemos tener mil suscripciones a plataformas y no estar utilizándolas prácticamente nada. O peor: podríamos estar haciendo un uso de ellas que nos está aislando de nuestra familia. Si es así, merece la pena re-pensar si es positivo tenerlas.
  • Plantéate si pueden ser una oportunidad: cómo lo oyes. Estas suscripciones pueden servir para hacer planes en familia y aprovechar para pasar tiempo de ocio juntos.
  • Suscríbete a planes familiares: porque juntos es mucho mejor. Y también más barato. La mayoría de plataformas digitales tienen tarifas pensadas para compartir su uso entre los miembros.
  • Déjales crear su propia playlist: si utilizas una plataforma de música solo para ti, ¿no te has planteado que quizá el resto de la familia quiera también poner música en casa? ¡Puede ser un gran momento para compartir gustos y pasar el tiempo escuchando canciones juntos!
  • Inventa un club del cine: puedes utilizar plataformas de cine para ver semanalmente una película juntos, que cada vez elige alguien distinto, y después comentarlas en familia.
  • Utiliza este recurso descargable de Empantallados en familia para hacer balance de vuestras suscripciones digitales y evitar el empacho digital 😉

¿Qué hacen las aplicaciones con toda nuestra información?

En Kidsandteensonline


El mundo de internet al que ya casi nos habíamos acostumbrado, ha cambiado considerablemente con la expansión de la conectividad móvil. La primera consecuencia ha sido la conectividad permanente, que nos lleva a estar todo el día conectados recibiendo y enviando mensajes, correos, imágenes, etc. La segunda consecuencia es la bajada en la edad de inicio en cuanto al acceso a internet, que está convirtiendo en habitual el ver a niños de 12 años realizando selfies y enviándolos por Whatsapp. De hecho, según los datos manejados por el INE, nada menos que el 70% de los niños españoles de 12 años ya tiene su propio smartphone. Y la tercera, la que más me cuesta asimilar, es el desembarco del mundo de las aplicaciones móviles –apps-.

Entiendo que mucha gente tenga la necesidad de estar permanentemente conectada, o que simplemente no pueda evitarlo. Entiendo también que los niños quieran tener un smartphone, ya que les permite comunicarse con sus amigos, escuchar música, ver videos en Youtube, hacer fotos, etc, etc. Pero lo que más me cuesta entender es que todos, niños y mayores, nos estemos descargando innumerables aplicaciones que están accediendo a la información almacenada en nuestros terminales, y guardándola en servidores que no sabemos ni dónde están ni qué hacen con ella.

Leer más