Entradas

Autoridad en la austeridad

Por Sara Pérez Tomé

Tengo la sensación que en estos tiempos de crisis, vividos con por la incertidumbre creada ante la futura calidad de nuestras vidas y las de nuestros hijos, hay todavía una gran parte de la población que no se ha enterado o mira para otro lado como si no fuera con ellos.

Entre esta porción de la población que no ha notado el cambio están: los muy pobres que ya vivían en crisis desde  hace mucho; los muy ricos que viven su otro  tiempo de bonanza aprovechándose de las ofertas del momento y por ultimo, están el grupo más numeroso, formado por los adolescentes/ jóvenes que viven con papa y mama, o muy próximos a ellos en cuanto a la dependencia económica se refiere.

Estos últimos siguen saliendo y consumiendo copas desde el jueves al domingo, siguen teniendo lleno el deposito de gasolina del coche o moto que le compararon sus padres por … y no entienden de estudiar todos los días sin pensar en el precio de la Universidad, sino solo el fin de semana antes del examen y en septiembre la ultima semana de vacaciones esperan tener suerte para aprobar…, siguen necesitando la ropa de marca para sentirse incluidos en el grupo de sus amigos y mientras pasan las semanas con un:  PAPA DAME LA PAGA…

Esta generación ha nacido durante las vacas gordas y con “el exceso” como un valor, y desde que tienen uso de razón se les ha dicho:

“por ser joven tienes derecho a todo, y  nosotros padres tenemos el deber de concedértelo…”

“Algunos padres y algunos hijos no están  en el mismo barco“

Leer más

Un político ejemplar

Por Alejandro Navas

Nuestro político destaca por la nobleza de sus sentimientos y la dignidad de su porte externo. Habla de modo pausado y nunca pierde la serenidad. Afable y conciliador, nada hay en él que sea vulgar.

Al llegar a la jefatura del Gobierno, renunció a casi toda vida social; apenas se le vio en fiestas ni en celebraciones. Hizo una excepción con la boda de su primo NN: asistió a la ceremonia religiosa, pero no se quedó al banquete.

Pasó quince años al frente del Estado, y en ningún momento sucumbió a las tentaciones de la corrupción. En su vida privada adoptó un tono extremadamente austero, lo que provocó más de una queja de su mujer, de sus hijos y de otros parientes. A la vez, dedicaba una considerable cantidad de dinero al socorro de los indigentes. Su reputación era intachable, por lo que ni siquiera tuvo que rechazar propuestas de soborno: los eventuales sobornadores ni lo intentaban, conscientes de la inutilidad de sus pretensiones. Leer más

Bendita Austeridad!!!

Por Juan Gratacós

Desde hace un tiempo me sorprende leer y escuchar en los medios, expresiones de desasosiego por parte de una parte de la sociedad “quejándose” de que por culpa de esta crisis y de la situación actual de la sociedad, no van a vivir tan bien como vivieron sus padres, como pre asumiendo que por el hecho de ser hijos de éstos, tengamos “el derecho” a, como mínimo,  vivir tan bien como ellos lo han hecho.

Estamos encaramados a vivir, queramos o no, una época de austeridad, más que recordado a nivel político  y  social  pero también personal, cada uno en su propio entorno.

¿Tan mala es esta austeridad que se nos exige ahora?   

Si es una austeridad que nos exige “ser” en lugar de “tener”, bienvenida sea, si es una que nos exige darnos en lugar de exigir, bienvenida sea, si es una que nos exija esforzarnos en lugar de apalancarnos, entonces adelante bienvenida sea.

La austeridad nos hará más fuertes, más recios, más firmes y menos caprichosos, justamente lo que nos ha llevado a la situación donde estamos ha sido el “exceso” de cosas que hemos tenido y que no hemos sabido ni compartir ni vivir sin ellas, el exceso de cosas que nos han hecho esclavos de nosotros mismos y de nuestros caprichos.

Leer más