Entradas

Que importante es este tema: la lectura. Este es un tema en el los padres podemos hacer mucho. Además determina la capacidad de aprender de nuestros hijos. Os dejamos estos consejos de la web Gestionando Hijos y…manos a la obra!

jaume-centelles-ponencia

Que nuestros hijos lean y disfruten de la lectura es un objetivo compartido por muchos de nosotros. Jaume Centelles, maestro autor del blog La invitación a la lectura, nos da una serie de pautas para hacer realidad sus palabras: “para volar, los niños tienen cuentos”. Y con recursos de Eduforics, hablamos de otra de las facetas de la pasión por la lectura y la literatura: el convertirnos en contadores de historias.

¿Qué podemos hacer para transmitir amor por la lectura en nuestros hijos? Jaume lo tiene claro: El niño aprende por imitación y si ve a sus padres leyendo, ahí estás dando ya muchos puntos para que sea lector”. Ir a la biblioteca, ordenar su rincón de lectura o regalar libros son otras de las ideas para conseguirlo. Y Jaume nos recomienda, sobre todo, “incluir la lectura como hábito, que nos explique qué lee, estar encima para que deje de ser un leedor y se convierta en un lector. Hace falta ver que en casa se valora la lectura”.

Sin embargo, cuando Jaume nos contó qué es lo que le convirtió en un lector, nos reveló que el factor más importante no fue que sus padres le compraran libros o leyeran con él, sino que fue mi abuelo, una persona iletrada que nunca había hecho un cursillo de cómo contar cuentos, me contaba historias maravillosas que me hacían imaginar, vivir otras vidas, otros personajes”. Es decir, que la pasión por contar historias también nos puede contagiar la pasión de leerlas y que si contamos historias con nuestros hijos podemos transmitir las ganas de viajar con su imaginación a lomos de historias contadas o leídas. Y en este sentido, cabe recordar, como nos dicen en Eduforics, que “todo el mundo tiene algo que contar”. La creación de relatos digitales personales se ha revelado como una estrategia de aprendizaje, porque el relato “da a sus autores la oportunidad de convertirse en productores de conocimiento y no sólo en consumidores de información, tal como se espera hoy en día en el alumnado”.  La creación de relatos promueve también la educación emocional (la empatía, la identificación de emociones), “la reflexión que conduce al aprendizaje profundo; el compromiso del estudiante con la actividad; el aprendizaje basado en proyectos personales y creativos; y la integración efectiva de las tecnologías y medios digitales dentro del proceso educativo”, como nos dicen en Eduforics. No son pocas competencias las que aprendemos contando historias y tienen mucho que ver con las cosas que aprendemos con la lectura.

Sin embargo, como nos recuerda Centelles, hay lecturas buenas o malas, igual que podemos crear relatos buenos o malos. Nos dice Centelles que deberíamos huir de “lecturas fáciles, porque no te provocan. Recomiendo que sea una literatura exigente, potente, que no sea una lectura fácil. Necesitas un libro que cuando lo termines digas: “Ahora soy otra persona, este libro o esta historia me ha golpeado”.

Del mismo modo, si queremos fomentar con nuestros hijos el amor por la lectura mediante la invención de relatos (con recursos digitales, como los que nos recomienda Eduforics, o con herramientas como los conocidos Story Cubes o con relatos encadenados), es muy importante garantizar la calidad de los mismos, en el que la reflexión, la emoción y la creatividad estén presentes. Porque también contando historias con mamá y papá, un niño o niña se puede enamorar de la literatura.

Autoridad en la austeridad

Por Sara Pérez Tomé

Tengo la sensación que en estos tiempos de crisis, vividos con por la incertidumbre creada ante la futura calidad de nuestras vidas y las de nuestros hijos, hay todavía una gran parte de la población que no se ha enterado o mira para otro lado como si no fuera con ellos.

Entre esta porción de la población que no ha notado el cambio están: los muy pobres que ya vivían en crisis desde  hace mucho; los muy ricos que viven su otro  tiempo de bonanza aprovechándose de las ofertas del momento y por ultimo, están el grupo más numeroso, formado por los adolescentes/ jóvenes que viven con papa y mama, o muy próximos a ellos en cuanto a la dependencia económica se refiere.

Estos últimos siguen saliendo y consumiendo copas desde el jueves al domingo, siguen teniendo lleno el deposito de gasolina del coche o moto que le compararon sus padres por … y no entienden de estudiar todos los días sin pensar en el precio de la Universidad, sino solo el fin de semana antes del examen y en septiembre la ultima semana de vacaciones esperan tener suerte para aprobar…, siguen necesitando la ropa de marca para sentirse incluidos en el grupo de sus amigos y mientras pasan las semanas con un:  PAPA DAME LA PAGA…

Esta generación ha nacido durante las vacas gordas y con “el exceso” como un valor, y desde que tienen uso de razón se les ha dicho:

“por ser joven tienes derecho a todo, y  nosotros padres tenemos el deber de concedértelo…”

“Algunos padres y algunos hijos no están  en el mismo barco“

Leer más

Nuevo curso: gestionar la incertidumbre

Por Emili Avilés

Seguro que estaremos todos al cabo de la calle del otoño caliente que se nos viene encima.

Seguro que ya hace semanas que constatamos que algo ha cambiado en las maneras de proceder a la hora de tomar decisiones de la gente en general  y, muy especialmente, de políticos y personalidades públicas en particular.

En estas circunstancias, pienso que para gestionar la incertidumbre socioeconómica que vivimos hay algo por lo que es imprescindible pasar, y deberíamos hacer de la necesidad virtud: arremangarse sin complejos ni prejuicios para trabajar, codo con codo con muy diversos colegas, en la resolución de problemas.

OPTIMISM WORD CLOUD GLOWING by Kgtoh

creatividad, optimismo, generosidad

Para eso, en el cambiante mundo laboral hay tres asuntos que cada persona ha de poder presentar como destacados: la creatividad, la determinación y la integridad. Entonces, sea cual sea nuestra tarea, incluso el trabajo de buscar trabajo, podremos revalorizar nuestra posición y formar parte del mejor equipo posible, incluso con limitaciones.

Lejos del voluntarismo, la gratificación personal o cambiantes motivaciones afectivas, igual que debería ocurrir en la vida privada y social, hemos de tener claros los objetivos, claras las prioridades y ser fieles a unos principios que valgan la pena. Como me decía un queridísimo profesor, me encanta enseñar, no quiero estar en otra parte.

Leer más