Entradas

La cara más amable de la Navidad es invisible

Por Sara Pérez-Tomé

Con tantos preparativos de luces, fiestas y regalos es difícil no olvidarse de la cara amable pero invisible de la Navidad.


Los días antes de la Navidad podemos sentirnos los mas importantes e imprescindibles o bien podemos convertir la Navidad en la“Temporada de toros”, donde nos queremos convertir en meros espectadores que aplauden o silban, según vayan sucediendose las celebraciones familiares.

La Navidad no esta para aplaudir o silbar…

Cuando nos quedamos a distancia de la familia, a veces y sin querer podemos  dedicarnos sólo a alabar o juzgar a las personas que lo organizan.

En la Navidad, debemos implicarnos en lo visible y en lo invisible. -¿Como?-

cuidando  los pequeños detalles, normalmente estos son los que mas cuestan porque suelen pasar mas fácilmente desapercibidos para los demás y ademas nadie te agradece el esfuerzo, y eso no nos gusta.

Leer más