Entradas

Te observan todo el día

Por Catherine L’Ecuyer

Madre Teresa de Calcuta decía: “No te preocupes porque tus hijos no te escuchan… Te observan todo el día”.

Si alguien todavía esta dudando del poder del ejemplo -bueno o malo-, a continuación un video que fue denunciado por Save the Children, en el que unos niños están jugando a ser suicidas terroristas, porque eso es lo que ven en su cotidiano… Una triste escena que ilustra el poder del ejemplo de las personas -padres, maestros, vecinos, familiares, compañeros…-que pasan mucho tiempo con nuestros hijos, o de los contenidos audiovisuales que ocupan muchas horas de su tiempo – videojuegos, internet, películas, DVD…-

Hace falta toda la tribu para educar a un niño, como dice el proverbio.

Por Catherine L’Ecuyer en Apego & Asombro

¿Para qué educar?

Por: Montserrat Rutllan

Educamos con los contenidos que hemos desarrollado hasta ahora, con un propósito claro y definido: hacer de nuestros hijos ciudadanos del futuro, libres, responsables, y con el máximo índice  de salud física, mental y moral según sus posibilidades. Para que nuestros hijos conozcan el porqué de sus vidas, hemos de enseñarles a pararse, pensar, contemplar y ver si el sistema de vida que muchas veces el entorno propone, se adecua a lo que ellos quieren o es un magma confuso.

Este tipo de enseñanza que mencionamos ha de darse, fundamentalmente, en los primeros años de vida, en dos ámbitos preferentes: familia y escuela.

Miró y  Ardévol en 1997, comentaba en un artículo titulado “Quiere usted vivir bien” que “ el proceso de maduración, de formación de la personalidad y de encontrar un sentido real de la vida, es imposible sin la familia, pero también sin el maestro, el pedagogo, el  “sensei” que es el acompañante del alumno que le va desbrozando el camino, le señala la ruta a seguir y le da el sentido, que son los valores.  Para educar es necesario tener valores compartidos de carácter fuerte, porque son  los valores los que nos dicen qué es necesario y bueno, y la relación y jerarquía entre ellos. Sin valores fuertes, la violencia de nuestras escuelas y barrios crecerá. No sabremos explicar a nuestros hijos porqué un camino es mejor que otro. No podremos darles, en la escuela, un horizonte común de sentido. Y los maestros, estas personas formidables, dejarán de abrir camino para transformarse en policías. En el fondo, lo que digo es sencillo y realista – y además barato – aunque difícil de aceptar por motivos ideológicos: aunque usted no crea en Dios, lo mejor para los demás y para sí mismo, es actuar como si creyera. Aceptar y practicar los valores humanos derivados de esa creencia. Vivir la buena vida”.

En el mismo sentido se expresaba López Burniol en un artículo reciente.

¿Cómo educar?

Leer más

La Próxima generación, su exigencia empieza en la nuestra.

Por Juan Gratacós

Solamente hace falta salir de nuestro país, darse un paseo por Asia y darse cuenta que día que pasa, si no ponemos remedio, nuestra futura generación, nuestros hijos, van a tener un panorama desolador dentro de nuestras fronteras.

Estamos haciendo desaparecer por nuestra incapacidad, desidia, comodidad o llamémosle como queramos, una cultura del esfuerzo, fundamental para hacer que nuestros hijos se realicen como personas para la superación de obstáculos y dificultades.

Eliminando estos retos  en las vidas de nuestros hijos, estamos labrando la semilla de su infelicidad. Necesitamos volver a términos en desuso como sacrificio, laboriosidad, esfuerzo, despego, reciedumbre,  sobriedad,… solo así valorarán y valoraremos  todo aquello por lo que de verdad vale la pena luchar.

Leer más