Entradas

Cuidado con lo que expresas con los nuevos emoticonos…

Queremos recomendaros este post de kids and teens online. Las nuevas aplicaciones tecnológicas nos abruman y nos pasan de largo con tanta rapidez que no nos enteramos. Con esta explicación podemos reflexionar una vez más para poder ayudar y formar a nuestros hijos.

portrait serious stern baby

Hace poco que FACEBOOK ha lanzado en España e Irlanda los nuevos botones que acompañarán al famoso ME GUSTA. Se trata de seis emoticonos que reproducen seis emociones: “me encanta”, “me divierte”, “me alegra”, “me asombra”, “me entristece” y “me enfada”.

Las seis interacciones, que denominan “Reactions”, permiten a los usuarios mostrar seis emociones distintas, lo cual mejora considerablemente la comunicación entre los usuarios. Permite, además, obtener un feedback mucho más realista de las reacciones que generan los textos que escribimos o las fotografías que colgamos en la red social. En ese sentido son todo un acierto, sin lugar a dudas.

Pero la importancia de estos emoticonos va mucho más allá… Creo que debemos tratar al menos dos cuestiones importantes derivadas de su uso en Facebook: el impacto que tienen dichos emoticonos en los usuarios, y el volumen y precisión de la información personal que se va a poder almacenar sobre cada usuario que los utilice.

Los emoticonos no son solo caritas que gesticulan, sino que realmente generan emociones en las personas que los reciben. Son una forma de comunicación no-verbal que es perfectamente procesada por nuestro cerebro. De hecho, diversas investigaciones demuestran que reaccionamos a los emoticonos de la misma manera que frente a los rostros humanos. Cuando estos dibujos muestran emociones son procesados por las mismas zonas del cerebro que interpretan los rostros humanos, y pueden afectar a nuestro humor y a nuestras reacciones.

La explicación la encontramos también en las llamadas NEURONAS ESPEJO. Estas neuronas reflejan dentro de nosotros mismos las emociones que percibimos en los demás, y nos hacen revivirlas. Las neuronas espejo analizan constantemente las manifestaciones emocionales de aquellos que nos rodean, y nos llevan a compartirlas. Cuando alguien nos sonríe, normalmente lo primero que surge en nuestro rostro es otra sonrisa.

Y he aquí que esto sucede tanto para lo positivo como para lo negativo (¡!) Las seis interacciones emocionales que nos presenta Facebook nos van a permitir empatizar, pero también nos van a hacer sentir el enfado de otras personas. Se supone que no querían implantar el botón de NO ME GUSTA pues, según decía su presidente: “No queremos que Facebook se transforme en un foro en el que las personas votan a favor o en contra de las publicaciones”. Y, sin embargo, ahora incluyen un botón que va mucho más lejos. El emoticono de “me enfada”, enrojecido por la ira y con el ceño fruncido, transmite una sensación al que lo recibe en una publicación mucho más dura y emocional que un aséptico NO ME GUSTA. Ese “me enfada” es una expresión que implica acción, y no solo una simple manifestación. Desde luego es todo lo contrario a la ASERTIVIDAD que intentamos trabajar con los alumnos/as en los colegios. Hay muchas formas de decir y comunicar las cosas, y la ira no es la mejor. No se trata de no sentirla, pues es inevitable y tiene su función, pero no puede utilizarse como la forma de transmitir a los demás que algo no nos gusta. Si leo algo que NO ME GUSTA en Facebook, o con lo que no estoy de acuerdo: ¿Por qué razón voy a tener que enfadarme? Hay muchas cosas con las que no estoy de acuerdo y no me irritan. ¿Por qué hemos de llevar el desacuerdo al terreno emocional? ¿No podemos pensar diferente y expresarlo sin enfadarnos? Intentando evitar el botón de NO ME GUSTA han hecho algo mucho peor. Si ahora no me gusta lo que alguien publica en Facebook resulta que tengo que enfadarme…

Y, por supuesto, si pinchas sobre el iconito, te aparecen las identidades de las personas que se han enfadado, con su nombre y apellidos. No creo que esto vaya a favorecer mucho el buen ambiente en la red social.

Pero al margen de todo lo anterior, hay otra cuestión muy importante que padres, madres y educadores/as hemos de trabajar con los menores de edad. Además de explicarles que pueden mostrar su desacuerdo sin necesidad de enfadarse, es necesario advertirles sobre la cantidad de información que puede obtenerse sobre ellos observando los sitios en los que colocan dichos emoticonos. Hasta ahora, Facebook solo conocía la información derivada de los ME GUSTA que la gente pone, que ya es mucha información. Ponemos ME GUSTA en el comentario de un político o un periodista determinado, en la foto de una manifestación, y en muchos otros sitios que permiten obtener información muy valiosa sobre cómo somos, qué nos gusta y con qué pensamientos, ideas o creencias nos identificamos. Pero desde ahora, quien utilice inocentemente las nuevas interacciones, va a facilitar muchísima más información. Las situaciones que le entristecen, las que le causan asombro, las que le enfadan, lo que le alegra, lo que le divierte, lo que le encanta, son datos que van a permitir confeccionar un perfil muy detallado sobre su persona.

Cada día es más necesario trabajar con nuestros hijos/as y alumnos/as sobre estos aspectos, facilitar el desarrollo de su sentido crítico, y prepararles para la convivencia en un entorno digital concebido con criterios que no siempre coincidirán con los de las familias o las escuelas.

 

Personas, no productos

El blog de Enrique Dans

Todo parece indicar que estamos viviendo el inicio de una cierta transición entre modelos de negocio basados en la publicidad segmentada y otro tipo de alternativas con otra filosofía, más basadas en producto o en una cierta concepción humanista.

Al clarísimo énfasis puesto por Apple en su última presentación de productos en las garantías de privacidad reales a la hora de maneja la información de salud o al “no somos Google, vivimos de vender productos, no de vender información de nuestros clientes“, se une ahora el incipiente desarrollo de una nueva propuesta de red social, Ello, basada fundamentalmente en una definición negativa: no queremos ser Facebook. Por el momento en beta cerrada y, si logras entrar, con apariencia de pueblo fantasma o sitio completamente despoblado, Ello incide en la idea de que los usuarios somos personas, no simples targets que una serie de anunciantes esperan caracterizar en función de sus movimientos, como si fueran ratas de laboratorio metidas en un laberinto y toda la actividad que desarrollasen fuese en realidad el pretexto para administrarles publicidad segmentada.

Piénsalo: Facebook o Google son empresas cuyos productos pueden gustarte más o menos, pero en las que la totalidad del modelo de negocio se basa en estudiar tu comportamiento. Qué buscas, dónde estás, con quiénes hablas habitualmente, qué tipo de cosas te llevan a hacer clic o a no hacerlo, qué temáticas te hacen quedarte más tiempo o te incitan a comentar… en el fondo, estás ahí, metido en un bote de cristal, siendo estudiado con una lupa, sometido incluso a experimentos para manipular tu estado de ánimo, y todo con el fin de poner delante de tus ojos la publicidad adecuada.

Leer más

Mi hijo no está en Facebook…

Por Sergio Martínez

¿Cuántas veces hemos oído está afirmación y cuántas otras tenemos que decirle a un padre o madre que están equivocados, que su hijo/a sí tiene un perfil en Facebook desde hace ya un tiempo? Lo cierto es que en mi caso, bastantes veces. Muchos padres, en lugar de zambullirse en el mundo que nos ha tocado vivir e intentar acompañar a sus hijos en la aventura de crecer y crecernos en él, ponen barreras de humo, viven en burbujas de cristal ficticias, en las que tarde o temprano descubrirán que están solos, que sus hijos se han ido fuera, al mundo.

La solución es compleja y sencilla a la vez: hay que formarse, utilizar los nuevos medios y ESTAR en ellos. Nos toca vivir en un mundo que está cambiando, cuyas reglas de comunicación y formas de relación están en constante evolución. Internet no es una moda, no es un sueño del que despertaremos un día, rodeados de hierba verde y alta: es una realidad que nos toca vivir y utilizar para nuestra vida, nuestra forma de entenderla, de creer, de amar.

Además de formarse, como decía, hay que estar. Y no de cualquier forma, sino orgullosos de ello, de lo que somos, de lo que queremos compartir con nuestros amigos y familiares, y, porqué no, con aquellos que no conocemos. Tenemos en nuestras manos, por primera vez en la historia de la humanidad, un medio de comunicación personal, para contar lo que queramos al resto del mundo, bueno, malo, con mucho o ningún interés. Pero libre y de personal, auténtico, de cada uno.

Además de eso, podemos nutrirnos de conocimientos de todo tipo, gozando de la democratización del conocimiento más potente que ha habido en la historia y que ha venido para quedarse: podemos leer y estudiar de todo, con poca o mucha fiabilidad. Así, es fundamental (y más que nunca) ayudar a nuestros hijos a desarrollar criterio, capacidad de discernir lo que es verdad de lo que no lo es. Deben ser hombres de criterio. Y eso no lo conseguirán encerrados en un mundo que no es el real, sino zambulléndose en él. Y como no están preparados para ello, debemos lanzarnos al agua con ellos: al fin y al cabo, somos sus mentores también para ello…

Publicado en  Protect your Children / Protege a tus hijos!

¿Necesitan teléfono móvil nuestros hijos?

Por Carlos Pajuelo

El otro día una amiga leyó un artículo en un periódico digital en el que el juez Emilio Calatayud  pedía a los padres que no regalen a sus hijos teléfonos móviles de alta generación con motivo de las primeras comuniones que se avecinan. Y con esto de ser bloguero  pues esa madre me dijo: “oye Carlos, ya sé que tú no eres un Juez de Menores pero ¿qué asesoramiento le darías a unos padres sobre el uso de teléfonos móviles en menores? Es que mi hija me tiene la cabeza loca con la retahíla de que es la única de su clase que no tiene móvil”.

En un reciente post hablé de la necesidad de educar a los hijos adolescentes informándoles de las consecuencias de intercambiar imágenes por internet. Pero creo que también es interesante que los padres nos hagamos algunas preguntas sobre cómo  enseñar a nuestros hijos a utilizar  adecuadamente los teléfonos móviles.

Hay una realidad,  y es que las nuevas tecnologías están  omnipresentes en nuestra sociedad. Los teléfonos móviles están presentes en cualquier ámbito, estamos rodeados por los “guasap”, los “tuentis”, los” tuites” los “feisbucs”, los sms que utilizamos paseando por la calle, en la consulta del médico, en clase, en la iglesia, en el cine y la Pantoja en el juzgado, hasta cuando estamos hablando cordialmente con los amigos si suena el teléfono móvil le damos absoluta prioridad.

Leer más

Redes Sociales

Por  Cristina Isasi

Las redes sociales son espacios en Internet en los cuales se puede abrir una cuenta o perfil y a partir de ahi relacionarse con otras personas de la misma red. Se pueden “colgar” fotos, videos, escribir comentarios, mantener conversaciones en chats …. En definitiva comunicarse y relacionarse. Las más utilizadas son Tuenti (para adolescentes, aunque cualquiera puede tener una cuenta ésta es la más utilizada por ellos) y Facebook.

Los menores deben tener al menos 14 años para poder abrir una cuenta …. Mi consejo es que la deben abrir junto con los padres ( por eso es fundamental que los padres tengan un perfil, de esta forma pueden enseñar a sus hijos como utilizarla ). Es importante explicarles que configuren de forma adecuada las opciones de privacidad. Los perfiles de los menores deben ser restringidos al máximo, esto significa que no sean públicos, de esta forma sólo pueden tener acceso a su contenido las personas agregadas como amigos. Deben de saber y estar concienciados de la importancia de la privacidad, no se pueden utilizar imágenes de otras personas sin el consentimiento de éstas. Igualmente importante es  que no proporcionen datos personales o nada que pueda hacer ver dónde viven o estudian (fotos con uniformes de colegio, o deportivos …).

No deben revelar a nadie sus contraseñas ( ni siquiera a sus mejores amigos ), deben ser seguras (números, cifras y letras … nada de fechas como cumpleaños o nombres de mascotas …) y abandonar las sesiones de forma correcta ( suelen tener cierres como: desconectar, cerrar sesión, salir del perfil )

Leer más

Los top 10 de nuestro 1er año; #4…..¿A quién le interesan las fotos de tu hermana en la piscina?

Por Jordi Molas

El País del 18 de abril publicaba esta noticia: “El 25% de los niños abre su perfil en las redes sociales” en el que se afirma que “además, uno de cada cinco de estos menores con el perfil accesible ha introducido datos como su dirección o su número de teléfono, que, de este modo, son visibles para todo el mundo”

Hasta aquí los datos.

Ahora una evidencia que no podemos olvidar: Las redes sociales han venido para quedarse. Con todo lo bueno que tienen -que es mucho- y con todo lo malo -que no lo es tanto por cantidad, pero sí lo es por lo potencialmente demoledor.

Ya tiene su guasa que la explosión de las Redes Sociales coincida con la adolescencia de nuestros hijos. Cómo dijo un amigo mío, guasón como pocos, “ya nos podía haber pillado siendo abuelos… Porque ese cóctel de adolescencia y redes sociales on the rocks es de los que tumba a cualquiera”. Mmm… Adolescencia… ese apasionante proceso de crecimiento personal donde nuestros hijos interactuarán con un entorno, que con mayor o menor hostilidad, es el que es. Y las redes sociales forman parte nuclear de ese entorno.

Leer más

Los Top 10 de nuestro 1er año; #10- ….Twitter… ¿Para qué?

Por Sergio martinez

Es curioso que, preguntando las personas de mi edad (más de 40), poca gente usa twitter. Unos cuantos saltaron a Facebook. Obligados sobre todo por las circunstancias (hijos!) o por la curiosidad. Bastantes al Linkedin (es más fácilmente entendible, por razones profesionales, tu Currículum Vitae en internet, suena bien), pero a Twitter, poquísimos… Y es una pena, porque como veremos a continuación, es mucho más que una red social. Es un medio de comunicación total y personal. Bidireccional. Publicas y te informas. Es, sencillamente, brutal. Veamos, paso a paso, cómo empezar en este nuevo medio. Lo explico secuencialmente…

1. Para empezar, entra en Twitter y crea una cuenta (http://www.twitter.com). Tendrás un espacio en internet a partir de ese momento, twitter.com/nombredeusuario. En mi caso, http://twitter.com/smartinezh

Leer más

¿Está nuestro ordenador “protegido”?

Por Juan Valdivia

En primer lugar, quiero recalcar que la protección total y absoluta de nuestros ordenadores (PC y portátiles) conectados a Internet es imposible. La cantidad de recursos que deberíamos emplear para llegar a ese nivel teórico de invulnerabilidad harían inviable económicamente el proyecto.

De la misma manera que “Fort Knox” tiene unos niveles de seguridad apropiados para el valor de lo que se protege, nuestro pequeño comercio o nuestra maleta también deberá disponer de unas medidas de seguridad apropiadas al valor que contengan.

Tampoco deberemos alarmarnos porque no parece probable que nuestros ordenadores tengan el mismo valor para los “MALOS” de lo que pueden tener los ordenadores de Microsoft, Nasa, Bancos…

Leer más

¿Avance o distracción?…. aprendiendo en el mundo digital

Por Juan Gratacós

Los estudiantes siempre han tenido distracciones y perdidas de tiempo, pero hoy en día los ordenadores y todos los “gadgets” informáticos que poseen hacen que los estímulos que reciban sean constantes y esto ocasiona unos profundos  retos para el enfoque y  el estudio.

Un articulo de Matt Richtel del New York Times del 22 de Noviembre (adjuntamos link) toca la llaga en un tema que como padres debe ponernos a pensar y a poner medidas para que la turbulenta del uso de estas nuevas tecnologías no se nos lleven a nosotros y a nuestros hijos por delante.

Leer más

CyberBullying en Internet, Y nosotros como padres….. Qué hacemos?

Por Juan Gratacós

Redes, blogs, móviles, el anonimato en ciertos medios dan pie a un nuevo tipo de bullying que emerge con fuerza y que nosotros como padres debemos, una vez más, anticiparnos para que no nos coja el toro sino nos ha cogido ya.

Un artículo de Jan Hoffman en el International Herald Tribune del 6 de Diciembre pasado, nos muestra una vez más el problema de vivir a espaldas de los nuevos medios sociales y de  “pringar” en su desconocimiento por parte de padres que, tal como decimos en España, van con el “lirio en la mano”.

En su artículo, Jan Hoffman explica como Parry Aftab, abogado y experto en cyberbullying,   pregunto a 150 estudiantes de 1ero de ESO en el George Washington Middle School en Ridgewood, New Jersey cuántos de ellos habían sido víctimas de “cyberbullying”, la respuesta fue contundente, 68 de ellos levantaron la mano, más tarde preguntó, ¿Cuantos de vuestros padres saben cómo ayudaros? De los 68, solo 4 levantaron la mano.

Leer más