Entradas

Toda una aventura

Por Maite Marin

Este verano tuve la oportunidad de ponerme en la piel de una madre de familia numerosa al hacerme cargo durante una semana entera de mis sobrinas de 2 y 6 años. Aunque mis hijos son un poco mayores (10 y 7 años) fue toda una aventura.

La pequeña era la primera vez que se quedaba a dormir en casa y la mayor como mucho había venido a pasar una noche.

Yo ya lo creía pero esta experiencia me ha hecho reafirmarme en la opinión de que las madres de familia numerosa son todas unas heroínas.

Es verdad que no es lo mismo intentar llevar una rutina con niños que están acostumbrados desde el primer día a convivir juntos que con los que no y que no es lo mismo la autoridad que puede impartir una madre que la que puede impartir una tía pero es todo un reto en cualquiera de los casos.

No se puede pedir que niñas de 2 y 6 años, no acostumbradas a no ver a sus padres durante tantos días y no familiarizadas con las costumbres de casa, que muestren un comportamiento ejemplar. Fue una experiencia donde tanto ellas como mis hijos y como yo misma aprendimos a compartir, a ser pacientes, a ser respetuosos y a hacer concesiones entre otras muchas cosas.

Leer más