Entradas

Has nacido entre los 80 y los 90? Entonces eres un Milennials

Os recomendamos este post de Padres en la red. Es una generación entera que les esta costando situarse y a los que debemos entender porque son un puente entre las nuevas tecnologías y las viejas generaciones.

Los Milennials, o generación Y, han nacido y se han criado con al menos un dispositivo electrónico al alcance de la mano. Para ellos las nuevas tecnologías no tienen ningún secreto y, entre nosotros, no pueden vivir sin ellas.

Raquel y Fernando

Los milennials hacen compras online con denuedo, usan la banca digital sin miedo, y todo lo hacen por internet. Viven siempre conectados, y no distinguen entre estar o no estar conectados. Presentan un patrón de consumo y de apego a las tecnologías.

Hacen un uso intensivo de las redes sociales: comparten, suben contenidos, piden consejo y se comunican a través de ellas. Los milennials quieren que se les hable de otra forma, usando las redes sociales.

A nivel mundial, esta generación se caracteriza por el empleo continuo de teléfonos inteligentes, uso de redes sociales, etc.

Este vídeo de la Fundación Telefónica los define muy bien:

La crisis les ha tratado muy mal. Muchos no se han podido independizar y les está costando infinito encontrar un trabajo adecuado a sus conocimientos y habilidades.

El 50% de los miembros de la generación Y se describen a sí mismos como políticamente independientes, y cerca del 30% declara no estar afiliado a ninguna religión.

Fuentes de este post:
http://adveischool.com/quienes-son-los-milennials-y-por-que-son-importantes/
https://es.wikipedia.org/wiki/Generaci%C3%B3n_Y

El absurdo e infundado mito del nativo digital

Por Enrique Dans

Llevo un cierto tiempo hablando sobre el daño que está provocando la falsa consideración de que los jóvenes, por el mero hecho de serlo, son “nativos digitales” capaces prácticamente de “hacer magia” con dispositivos o tener una predisposición para un uso más eficiente de la tecnología, y hoy precisamente me he encontrado con el capítulo 7 de “It’s complicated“, un libro escrito por danah boyd que llevo leyendo un cierto tiempo (a estas alturas del curso académico, mis ritmos de lectura sufren notablemente), que me está pareciendo fantásticamente bueno, y que refleja perfectamente mis sensaciones en ese sentido.

El libro, que tiene su origen en un estudio longitudinal de más de una década con entrevistas hechas por la autora a más de 150 adolescentes, ha alcanzado una posición elevadísima en los rankings de ventas de Amazon.com a pesar de que su autora ha puesto en su página una versión gratuita en pdf, refleja entre otras cosas una tesis que en ocasiones he intentado expresar en algunos artículos: el hecho de que los jóvenes actuales utilicen redes sociales y otras herramientas no tiene ninguna relación con que sean capaces de entenderlas o de extraer un provecho mínimamente razonable de su uso. El discurso de los “nativos digitales” y de “dar las cosas por sabidas”, de hecho, está perjudicando notablemente sus posibilidades de cara al futuro.

En España, este fenómeno es particularmente interesante: durante algunos años el uso ubicuo de una red social como Tuenti, que contaba con la especial característica de que “lo que sucedía en Tuenti se quedaba en Tuenti” debido a su carácter cerrado y no indexable, ha conllevado unos hábitos de uso particulares: el hecho de pasarse horas delante de la pantalla usando una red social como Tuenti no implica dominar ningún tipo de tecnología, y de hecho, es perfectamente normal ver ahora a jóvenes que se dedican a utilizar herramientas como Twitter, obviamente distintas en sus características, como si fuera un simple chat privado. Los jóvenes, por lo general y salvo excepciones, carecen de estrategias de uso de redes sociales mínimamente razonables: en una misma clase pueden convivir personas – por lo general, una minoría – con un nivel de conocimientos elevado, con una mayoría de personas que poseen los mismos sesgos, desconocimientos y errores que pueden tener personas que les superan en edad en varias décadas. Jóvenes incapaces de llevar a cabo una mínima validación crítica de la información a la que acceden, desconocedores de los criterios con que funciona un motor de búsqueda, o que no son capaces de reconocer esquemas de spam o de scam que resultan completamente obvios para cualquiera con unas cuantas horas de navegación.

Leer más

10 motivos para dejar a tu hijo abrir una cuenta en una Red Social

Por Nacho Viché

En este artículo queremos dar algunos motivos para que “dejes a tu hijo” apuntarse a las redes sociales. Mejor dicho, vamos a intentar reflexionar, anticipándonos a la siguiente pregunta: ¿Qué haría yo si mi hijo, aún menor, me dijera “quiero abrir una cuenta en una red social?

Sabemos que si no le dejamos, lo hará él con sus amigos o, incluso, se la abrirá otro.

Los chavales están acostumbrados a quemar etapas, con pura efervescencia. Hay que ayudarles en su intemperancia, enseñándoles a esperar, a poner freno, evitando siempre que sea el freno de emergencia. Cada cosa tiene su edad y las redes sociales también la tienen. No se trata de cerrar puertas, sino de ayudarles a abrir caminos. Al ejercer la autoridad los padres establecemos los límites entre lo bueno y lo malo. El objetivo final y último es pasar de la exigencia a la autoexigencia. Con nuestro ejemplo y actitudes ante la vida transmitimos nuestros valores, que serán el modelo más inmediato de referencia para ellos.

Pero volvamos a la pregunta: “Todos mis amigos están en la red social, me quiero crear una cuenta”.

A los chicos y chicas nacidos desde 1996 hasta la mitad del primer lustro de la primera década del 2000 se les conoce como “Generación Z”, son nativos digitales, tecnológicamente muy conectados, tecnodependientes.

Evidentemente cada uno ‘es como es’ y tiene sus cadaunadas. No se puede medir a todos con el mismo rasero. Si en algún momento te pide permiso para darse de alta en una red social, aprovecha esa oportunidad que te da, para hablar con él. Él no espera que le des permiso. Tampoco es bueno dárselo de inmediato, puedes negociarlo, incluso consensuar una fecha para ello. Debes tener presente que si el menor tiene menos de 14 años y hace alguna tontería, sus padres deben responder civilmente de sus actos, pues él no tiene aún responsabilidad penal.

Partiendo de la base de que los menores de 14 no pueden crear una cuenta en una red social, vamos a suponer que está apunto de cumplir los catorce, y así responder a la pregunta:

¿Por qué debería permitir a mi hijo abrir una cuenta en una Red Social?

Leer más