Entradas

Nativos y recién llegados, condenados a entenderse

Por Angeles Montuenga en: En mi contra

angelita

 

 

 

 

 

 

 

 

El pasado viernes asistí a una mesa redonda organizada por el Sindicato de Padres  en la  UIC ( Barcelona).

Presentes en la mesa:

El tema elegido : la escuela del sigloXXI.
O lo que es lo mismo, ¿ El planteamiento académico actual forma adecuadamente a los profesionales del futuro?

Si algo me quedó claro fue que la aparición de las nuevas tecnologías ha supuesto una revolución socio cultural tan importante o más que la que en su día supuso la de la imprenta. Y que éstas son tan solo herramientas, no objetivos. Simples instrumentos para abordar de un modo nuevo la información, la comunicación y la aventura del aprendizaje. Un modo eficiente pero un modo incompleto.

Las nuevas tecnologías están al servicio de la vida, no al revés.Lo virtual necesita de lo real.
Los nativos y los recién llegados deben ayudarse mutuamente a no perderse entre esos dos mundos. Sabiendo que esta generación tiene características muy distintas a las anteriores.

Para empezar procesan la información de un modo fragmentado, superficial. Eso obliga a los educadores  a hacer un esfuerzo mayor por  adentrarles en el camino esforzado de la reflexión y la elaboración de criterios propios. En la mesa se habló con acierto de “seducir para enseñar”.

Leer más

La generación del Twitter

Por Oswaldo Pulgar Perez

Nadie duda de que el progreso trae nuevos estilos, más recursos tecnológicos que facilitan la vida. Por eso hay que estar atentos para que los adelantos no afecten sino que refuercen las relaciones humanas.

Me contaron un diálogo por teléfono entre dos empresarios:

-¡Hola! ¿Cómo estás? -¿Qué me lo envías por e-mail? –Pues francamente, no recuerdo cuál es mi correo. –A ver, un momento que consulto mi agenda de e-mails.

-¡Ceciliaaaaa! : ¿Cuál es mi e-mail? -¿Qué no te lo he dado? –Oye, no lo sé. Si te parece lo averiguo y te llamo. ¡Ah! Que no vas a estar… bueno, pues lo busco y te lo envío por fax. –Así, cuando regreses ya lo tendrás. ¿De acuerdo? –Dame tu número de fax.

¿Cómo? ¿No lo sabes? –Bueno, vamos a hacer una cosa. –Tú me envías tu número de fax por e-mail y yo te envío mi e-mail por fax. -No. Puede ser que no funcione. –A ver, que estoy perdido. –Déjame pensar…

Leer más