Entradas

Especial: las otras redes sociales

Os recomendamos enérgicamente que leáis este post de Empantallados sobre las otras redes sociales, aquellas que están de moda entre nuestros adolescentes y que no conocemos. Adelante, informaros.

 

Existen unas redes sociales que pertenecen a otro mundo: el de los adolescentes. Durante mucho tiempo estas redes sociales han sido prácticamente desconocidas para nosotros… Hasta ahora.

Captura de pantalla 2018-04-09 a las 17.52.40

ThisCrush es la red social que está triunfando entre los adolescentes. Su formato no es tan novedoso, se parece bastante a Ask.fm, ya que su éxito se basa en la comunicación entre usuarios bajo el anonimato.

Se lanzó a principios de 2016 pero cuando realmente se volvió popular en España fue en abril del 2017,  teniendo como principales usuarios a jóvenes entre 12 y 20 años.

¿Por qué justifican el anonimato? 

En ThisCrush se pueden enviar mensajes a otro usuario con el nombre real, o de forma anónima. Los creadores hicieron esto último ya que supuestamente facilita que una persona se declare a otra sin revelar su identidad o, al menos, esa era la intención inicial de la web. De hecho, el nombre de la red social viene de los crushes (amores platónicos no correspondidos).

Y como la intención es una cosa, y la práctica es otra, la realidad es que esta web se ha convertido en una de las más peligrosas para los menores, siendo un hervidero de acoso y cyberbulling.

¿Cómo funciona? 

Para comenzar debes indicar un nombre de usuario, una contraseña, y escoger un color para que se te identifique. Una vez hecho esto, se obtiene el CrushTag, que puedes añadir a otras redes sociales como Instagram. En tu perfil podrás insertar una foto y una descripción en la que cuentes quién eres, a qué te dedicas o cuáles son tus hobbies.

En tu cuenta eliges si prefieres postear de manera privada o bien de forma pública, con tu nombre o anónimamente. En la parte inferior de la misma se muestra un marcador que contabiliza los crush posts (comentarios que te han dejado) y los quick likes (los ’me gusta’ que te han dedicado).

¿Qué tipo de contenido se publica? 

Piropos, piropos subidos de tono, amenazas e insultos.

¿Qué hace tu hijo en ThisCrush? 

Puede que no quieras oírlo, pero los menores hacen básicamente una de estas tres cosas: ligar, acosar o ser acosado.

¿Por qué le gusta a tu hijo? 

Por lo mismo que le gusta Ask.fm: el anonimato. Y porque está muy ligada a Instagram. Los menores acostumbran a redirigirse desde Instagram (una red social con más control sobre comentarios y contenido inapropiado) a ThisCrush, lo hacen generalmente poniéndose el link de su perfil de ThisCrush en el link de la bio de su cuenta de Instagram.

¿Qué aspectos hay que tener en cuenta en esta red social?

  • ThisCrush afirma en su política legal de su web que no se hace responsable de lo que escriba la gente. A menudo publican en su cuenta oficial de Twitter tuits en los que hacen declaraciones como que ‘no son niñeras de nadie para supervisar su contenido.’ Sin comentarios.
  • Si un usuario tiene muchas denuncias online, lo que hace ThisCrush es bloquear el perfil durante un tiempo y remitirle a una página que le informa sobre el ciberbullying y al vídeo ‘Stand up to cyberbullying’ realizado por la Federal Trade Commission de Estados Unidos.
  • Por lo tanto, solo tenemos una recomendación que hacerte para ayudar a tu hijo: no dejarle abrirse una cuenta en ThisCrush.

Cómo gestionar las emociones en redes sociales

“Haz en Internet lo que harías en la vida real” es el mejor consejo que podemos dar a nuestros hijos como nos recuerda Empantallados con estas recomendaciones.

emocion

A la pregunta cómo gestionar las emociones en redes sociales, la respuesta es muy fácil: simplemente haz en Internet lo que harías en la vida real.

Antes de publicar nada en redes sociales o en cualquier otro lugar de la red, debemos aconsejar a nuestros hijos que se hagan siempre la misma pregunta: ¿se lo dirías a la cara a alguien? Es más, ¿te gustaría que te lo dijeran a ti?

A continuación os dejamos unas recomendaciones que pueden ser de gran ayuda, para tener una conversación con tu hijo, sobre cómo gestionar las emociones en redes sociales.

  1. Evita dejarte llevar por el primer impulso. No publiques, comentes o envíes lo primero que se te venga a la cabeza. Da igual lo enfadado o lo contento que estés, si publicas sin pensar puede que luego te arrepientas, y lo que pasa en la red se queda en la red, y en la vida, para siempre. Es recomendable medir tus emociones, tal y como haces en el día a día, procesar los sentimientos, dejar que estos se asienten y después actuar, en este caso publicar.
  2. Cuida las palabras y los emojis, para no generar malentendidos. Ten en cuenta que en las conversaciones online suele desaparecer el lenguaje no verbal, lo que puede llevar a malos entendidos. Un gesto en una conversación en directo te puede ayudar a interpretar muchas cosas, así como el tono de voz. Por ello, trata de escribir de la forma más clara posible y echa mano de los emojis (son sumamente expresivos). Si se trata de algo importante, una llamada o una nota de audio siempre dicen mucho más que un mensaje escrito.
  3. Es imposible gustar a todo el mundo. No se puede gustar a todos en redes sociales, por eso  no te disgustes si alguna vez tienes comentarios negativos u opiniones en contra. No des valor a aquellas opiniones que no la tengan: solo ten en cuenta aquellas que sean constructivas para poder mejorar y avanzar.
  4. Haz “comentarios” sordos a los trolls. Es inevitable toparse con trolls, sobre todo en las redes sociales abiertas, en foros o en los perfiles de personajes públicos. Pero no hay que caer en su juego y entrar al trapo. Tal y como dice el refrán, el mejor desprecio es no hacer aprecio. Lo que ellos pretenden es llamar la atención con sus comentarios abusivos por lo que ignorarlos o denunciarlos es lo mejor que puedes hacer.
  5. El número de likes es solo eso: un número. ¿Te has parado a pensar en la cantidad de información que las personas consumen a diario en redes sociales? Hay veces que una publicación que consideras maravillosa (un texto escrito por ti o la playlist que has hecho con tu música favorita) no tiene la acogida que esperas, en lo que respecta a likes.  Esto puede ser también por los algoritmos con los que funcionan las principales redes sociales, que muestran las publicaciones de forma aleatoria y desconocida.

Y al contrario: a veces hay likes que muchos obtienen, y que solo son por compromiso o porque es muy sencillo dar un like  y que no significan nada…  No todo gira en torno a los likes, así que relájate y disfruta de todo lo bueno que tienen las redes sociales.

musical.ly la app que está triunfando entre las más jóvenes

Desde Padres en la Red nos animan a informarnos de cuáles son las aplicaciones más conocidas y que más utilizan nuestros hijos. Debemos estar al día de lo que ellos ven y escuchan. Esta es una buena opción.

Ayer tuvimos Chartulia (charla y tertulia) con unos amigos sobre internet, redes, jóvenes, familia, … y, casi al final, Ignacio B. me preguntó — ¿Qué nos puedes decir de musical.ly? — Me quedé mirándole sin contestar y Ricardo C. dijo — Sí, la app que está triunfando entre las más jóvenes —. Hay que reconocer que Nacho A. también se quedó fuera de juego, como yo.
Cuando llegué a casa les pregunté a mis hijas María y Bea — ¿Conocéis musical.ly? — y me contestaron de forma displicente — Pues claro!!!

musically

Hoy, sin más dilación, he estado buscando información sobre esta app y, aunque he encontrado poca cosa, parece que está alcanzando los primeros puestos de descargas a nivel mundial. Tengo que reconocer que el portal de musical.ly tiene un diseño atractivo.

¿Qué es musical.ly?

musical.ly es una app gratuita que se puede instalar en dispositivos Android e iPhone, y que permite crear, compartir y descubrir vídeos de música. Es una comunidad de vídeos musicales donde nosotros somos los protagonistas, añadiendo nuestra parte más artística, haciendo playback.

La forma habitual de usar esta app es: nos grabamos en vídeo, haciendo playback a cámara lenta, rápida o al revés, le agregamos una canción y lo publicamos en instagram, en facebook, twitter, messenger, whatsapp, vine, mail, …. También podemos optar por guardar el vídeo como privado.

musical.ly tiene una amplísima galería de extractos de canciones. Una vez grabado el vídeo podemos editarlo e incorporar efectos visuales como filtros y marcos. Además, tiene la opción de incorporar vídeos o fotos almacenados en nuestro dispositivo.

Para comenzar a usar la app, hay que registrarse y crear una cuenta. Esto se puede hacer mediante la cuenta de correo, de facebook o twitter.

Con musical.ly podremos seguir a otros miembros de la comunidad, descubrir vídeos destacados o incluso los que se han grabado en nuestra propia ciudad. Tiene un buscador de tendencias, un centro de notificaciones y una sección con la información de nuestro perfil.

Y colorín colorado esta píldora digital se ha terminado.

Sitio web oficial: http://www.musical.ly/

¿Las redes sociales están aislando a los más jóvenes?

Este post de kids and teens online que nos sitúa en la nueva realidad en la que se encuentran nuestros adolescentes y su relación online en la que el autor expone como Internet facilita las relaciones entre personas en contra de la opinión de aquellos que creen que nuestros jóvenes se están aislando por culpa de Internet. Os recomendamos esta interesante reflexión.Friends having fun with smartphones

Culpar a internet y las redes sociales de todos los males que aquejan a la sociedad es una tentación muy grande, por lo fácil que resulta. De vez en cuando se escuchan, de boca de algún supuesto experto, frases como esta: “las redes sociales entre los adolescentes conducen sobre todo a la soledad y a la depresión…”. Y la verdad es que creo que, aunque sea de vez en cuando, conviene abordar esta cuestión con un poco de rigor. No seré yo quien diga que la tecnología es inofensiva, y menos entre los menores de edad, ya que desde hace muchos años mi trabajo consiste precisamente en intentar contrarrestar una buena lista de situaciones no deseables en relación a internet. Pero una de las cosas que he aprendido es que las redes sociales no son el gran Satán, ni responsables de todos nuestros males.

Conozco a multitud de adolescentes que utilizan a diario su perfil en una o varias redes sociales, y lo cierto es que ninguno de ellos está aislado. Aun no he conocido a ninguno que haya dejado de hablar, salir o divertirse con sus amigos/as por culpa de las redes sociales. Es más, muchos estudios ponen de manifiesto que estos espacios son utilizados por los jóvenes sobre todo para relacionarse con las personas que ya conocen. La mayoría de sus conversaciones online se producen precisamente con las personas que ven a diario.

Si algo está permitiendo internet es la continuidad en las relaciones, su refuerzo, la desaparición de las distancias y, en definitiva, el contacto permanente. Recuerdo bien mis primeros años de adolescencia, y cuando terminábamos las clases perdíamos el contacto con nuestros amigos y compañeros hasta el día siguiente. A la mayoría no los veíamos tampoco durante el fin de semana, y cuando llegaban las vacaciones de verano, Semana Santa o Navidad, literalmente desaparecíamos los unos para los otros. Recuerdo que en verano recibía alguna carta, y enviaba alguna otra, y los christmas en Navidad, pero poco más. No había forma de ponerse en contacto los unos con los otros. El teléfono era un problema, ya que en la mayoría de las casas solo nos dejaban llamar para preguntar los deberes si no habíamos podido ir a clase. Llamar costaba más dinero que hoy en día, y los padres/madres consideraban que el teléfono era “para cosas importantes” o “para urgencias”, así que nada de llamar para charlar.

Esta generación de niños y adolescentes está en contacto permanente con sus iguales. Cuando a uno le sucede algo, se le ocurre una idea original (o una chorrada) o está en un sitio chulo, al momento lo saben todos los demás. Cada usuario de WhatsApp envía una media de 42 mensajes diarios, recibe otros 75 mensajes, y adjunta fotos a diario. Creo que la mayoría de los adultos también vivimos ahora esta situación. Y al margen de WhatsApp están los mensajes en las redes sociales, los correos electrónicos, etc…

La necesidad que tienen los adolescentes de relacionarse con sus iguales es una necesidad biológica, grabada a fuego en los genes de nuestra especie. Los padres de cualquier adolescente saben lo que es pasar a un segundo plano ante el protagonismo del grupo de amigos y amigas. Realmente ¿alguien cree, en serio, que los más jóvenes abrazarían en masa una herramienta que les impidiera relacionarse con los demás? No hay fuerza en la naturaleza que consiga cambiar la bioquímica de un cerebro que ha tardado muchos miles de años en organizarse, priorizando las relaciones personales durante la adolescencia y la juventud.

Tal vez quienes piensan que internet aísla a los jóvenes deberían observar lo que está sucediendo desde hace tiempo con adultos de todas las edades y en todos los países. En ciudades como París o Hamburgo, más del 50% de los hogares están conformados por una sola persona. En Estocolmo ese porcentaje supera ya el 61%. En Alemania, Francia, Reino Unido o Japón cerca del 40% de las viviendas están ocupadas por una sola persona. Esta es una tendencia mundial. En Estados Unidos nada menos que 31 millones de personas viven solas. En España, en 1991 la cifra era de apenas medio millón, pero en la actualidad ya son más de 3 millones y medio (y eso a pesar de la crisis).

¿Realmente podemos culpar a internet de esta situación? Pues no, ya que esta es una tendencia que se inició en los años 50, cuando aún faltaba medio siglo para la popularización de internet. Según los estudios realizados por el sociólogo de la Universidad de Nueva York: Eric Klinenberg, autor del libro “Going Solo: The Extraordinary Rise and Surprising Appeal of Living Alone”, el hecho de vivir solo es más frecuente cuanto mayor es el nivel económico de un país y también cuanto mayor es el nivel de independencia de la mujer. En lugares donde hay riqueza pero no libertad para las mujeres, el porcentaje de hogares habitados por una única persona es mucho menor. Y tal y como señalan muchas de las personas que deciden vivir solas, es importante hacer una distinción entre “vivir solo”, “estar solo” y “sentirse solo.” En efecto, vivir solo/a no quiere decir vivir aislado/a. Y en muchos casos son precisamente las tecnologías de la información y la comunicación las que actúan como un verdadero pegamento, que mantiene a la gente en constante y permanente contacto.

No creo que nadie sostenga que las relaciones o la comunicación a través de internet puedan o deban sustituir a la comunicación y el trato personal cara a cara. Pero tampoco se puede sostener que internet forme parte de una especie de complot maquiavélico, urdido para impedir el trato persona a persona, y sustituir finalmente al ser humano por algún tipo de organismo cibernético asocial…

Hace pocas semanas, la Fundación ONCE y la Fundación AXA, hacían públicos los resultados del estudio “La soledad en España”, en el que señalaban que cerca de 4 millones de personas se sienten solas en nuestro país. Como reconoce el estudio: “se puede estar socialmente activo y no sufrir soledad, y se puede estar socialmente acompañado y sentirse solo”. Así, nada menos que el 52,6% de los que viven acompañados reconocen haberse sentido solos en algún momento.

En relación a las redes sociales en internet, el Estudio señala que las personas que más utilizan dispositivos tecnológicos, nuevos medios de comunicación e infraestructuras de transporte son los menos expuestos a la soledad. Pero, por otro lado, reconoce que  el uso de las redes sociales no siempre se relaciona con un elevado índice de sociabilidad, sino que también es propio de las personas que más sienten la soledad. Y aquí es donde está exactamente la respuesta a la pregunta inicial.

Las redes sociales facilitan las relaciones de las personas que también tienden a relacionarse correctamente al margen de internet. Como es el caso de la gran mayoría. Pero, ciertamente, en aquellas personas que más aisladas se sienten, en aquellas que más problemas tienen a la hora de relacionarse satisfactoriamente, las redes sociales e internet no siempre les resultan de ayuda.

En conclusión: las personas que se relacionan correctamente fuera de internet no dejan de hacerlo por utilizar internet y las redes sociales. Estas les permiten reforzar aún más sus vínculos, y también establecer vínculos nuevos. Pero aquellas personas que pasan sus horas manteniendo relaciones virtuales, y tienen problemas para relacionarse en el mundo real, terminan entrando en una espiral de la que es muy difícil salir. El uso abusivo y contraproducente de las redes sociales es consecuencia de un problema previo en la persona, que tenderá a aislarse cada vez más. Pasará las horas frente al ordenador, sin afrontar su verdadero problema.

Internet y las redes sociales tienen sus aspectos negativos, por supuesto, pero no son responsables de aislar a los más jóvenes. Para estos su principal inquietud es relacionarse con los demás, y no serán las redes sociales quienes puedan impedirlo.

Curso para padres: Branding & Social Media Education

Desde el Sindicat de Pares queremos ofreceros un curso sobre gestión de marca on line para madres y padres y para personas del mundo educativo interesadas en la comunicación.

Os esperamos!!!


BrNDING

 

 

Los riesgos de YouTube para los menores

Por David Cortejoso

Hoy en día, somos muchos los padres que, quien más o quien menos, en ocasiones utilizamos las nuevas tecnologías para que nuestros hijos se entretengan un rato. Cuando vamos a tener que hacer una cola o estar en una sala de espera, cuando vamos a un bar o a una comida con los amigos, si estamos en casa y necesitamos hacer las tareas del hogar, etc.

Uno de los servicios que más utilizamos, además de las aplicaciones de juegos de la tablet o del móvil, es YouTube. Como bien sabéis, YouTube es el portal de Internet que cuenta con mayor número de vídeos a nivel mundial. YouTube es un buen aliado tanto para la docencia como para el entretenimiento, tanto en menores como en adultos, ya que existe una grandísima variedad de vídeos y de temas al alcance de cualquiera.

YouTube logoCreative Commons License Rego Korosi via Compfight

YouTube y los riesgos para los menores

Leer más

10 motivos para dejar a tu hijo abrir una cuenta en una Red Social

Por Nacho Viché

En este artículo queremos dar algunos motivos para que “dejes a tu hijo” apuntarse a las redes sociales. Mejor dicho, vamos a intentar reflexionar, anticipándonos a la siguiente pregunta: ¿Qué haría yo si mi hijo, aún menor, me dijera “quiero abrir una cuenta en una red social?

Sabemos que si no le dejamos, lo hará él con sus amigos o, incluso, se la abrirá otro.

Los chavales están acostumbrados a quemar etapas, con pura efervescencia. Hay que ayudarles en su intemperancia, enseñándoles a esperar, a poner freno, evitando siempre que sea el freno de emergencia. Cada cosa tiene su edad y las redes sociales también la tienen. No se trata de cerrar puertas, sino de ayudarles a abrir caminos. Al ejercer la autoridad los padres establecemos los límites entre lo bueno y lo malo. El objetivo final y último es pasar de la exigencia a la autoexigencia. Con nuestro ejemplo y actitudes ante la vida transmitimos nuestros valores, que serán el modelo más inmediato de referencia para ellos.

Pero volvamos a la pregunta: “Todos mis amigos están en la red social, me quiero crear una cuenta”.

A los chicos y chicas nacidos desde 1996 hasta la mitad del primer lustro de la primera década del 2000 se les conoce como “Generación Z”, son nativos digitales, tecnológicamente muy conectados, tecnodependientes.

Evidentemente cada uno ‘es como es’ y tiene sus cadaunadas. No se puede medir a todos con el mismo rasero. Si en algún momento te pide permiso para darse de alta en una red social, aprovecha esa oportunidad que te da, para hablar con él. Él no espera que le des permiso. Tampoco es bueno dárselo de inmediato, puedes negociarlo, incluso consensuar una fecha para ello. Debes tener presente que si el menor tiene menos de 14 años y hace alguna tontería, sus padres deben responder civilmente de sus actos, pues él no tiene aún responsabilidad penal.

Partiendo de la base de que los menores de 14 no pueden crear una cuenta en una red social, vamos a suponer que está apunto de cumplir los catorce, y así responder a la pregunta:

¿Por qué debería permitir a mi hijo abrir una cuenta en una Red Social?

Leer más

La curiosidad sigue matando al gato. ¡No seáis gatos!

Hace unos días fue noticia la detención de una persona que ideó el “timo” perfecto, y para ello hizo uso de una de las mayores vulnerabilidades humanas. Una vez más me refiero a la CURIOSIDAD.

El estafador utilizó como señuelo, para llevar a efecto su acción, la aplicación de mensajería móvil WhatsApp; por otro lado pensó que la mejor forma de difundir su “irresistible propuesta” debería ser mediante las redes sociales, concretamente Facebook (¡Sí, otra vez facebook!)

La combinación de ambas “maléficas herramientas” potenciaría nuestro “instinto cotilla” y le aseguraría el éxito absoluto.

Solo necesitaba un nombre atrayente para su cóctel, y que mejor que  “WhatsApp Spy”. ¡Y lo consiguió!, logró atraer la atención de miles de internautas que fueron víctimas por “cotillas”, pero también atrajo la atención del Cuerpo Nacional de Policía que “le rompió la coctelera”.

El estafador no tenía más que convencer a sus víctimas para utilizar su maravillosa aplicación, ansiosas por espiar las conversaciones privadas de los móviles de cualquier persona, y además lo podrían hacer de forma totalmente gratuita. ¡La oferta se hacía irresistible! y para ello solo tendrían que inscribirse en una página web, por supuesto falsa y que simulaba a la red social utilizada como medio de difusión del engaño, había sido creada por el delincuente. Los “cotillos” potenciales solo tendrían que aportar sus credenciales (usuario y contraseña, que posiblemente serían utilizadas posteriormente para seguir dando continuidad a la estafa hacía los contactos de la víctima) y su propio número de teléfono para poder utilizar el “servicio”.

Leer más

MENORES EN LA RED: El peligro de los Contenidos Inapropiados.

El Blog de Angelucho

Proteger a nuestros hijos de los peligros de Internet es un verdadero desafío para muchos.

La mayoría de nosotros padres, abuelos y educadores de hoy somos de esa “rara especie” a la que han denominado “inmigrantes digitales”, la prehistoria digital. Sin embargo hacemos lo posible para que nuestros hijos se encuentren dentro de la “moda” en las nuevas tendencias en tecnología, y si no sabemos de qué se trata ya se encargarán ellos de guiarnos en lo que necesitan y que se hace “absolutamente necesario” para su vida cotidiana.

Debemos estar al día de todo lo que se “cuece” en el mundo de esos “aparatos diabólicos” que a veces llegan a tener nombres difíciles de recordar y que van más allá del simple ordenador que teníamos en casa, smartphones, tablets,  consolas, y demás “maléficos cacharros” que se conectan a Internet.

Es habitual leer y escuchar que todos estos “aparatos tecnológicos” hacen que nuestros hijos se enfrenten a graves peligros en la red.

¡Grave error!, si de algo vale mi humilde opinión, y como ya he expresado en numerables ocasiones en este blog, Internet es una imprescindible y fantástica herramienta para el desarrollo social y educacional de nuestros hijos aunque con algún “pero”. Como en la vida misma, Internet tiene ciertos contenidos inapropiados para los menores. Pero como siempre os digo, si conocemos los riesgos y peligros, podremos evitarlos y mitigarlos .

Internet, como se suele decir, es una ventana al mundo, se puede comparar, entre otras  muchas cosas, con una gigantesca biblioteca audio/visual con estupendos contenidos  educativos y de ocio. Pero al igual que ocurre en las bibliotecas, no todo el contenido de  Internet es adecuado para niños.

Como veis el problema no está en que nuestros hijos se conecten a Internet, el problema no es otra cosa  que los contenidos, a veces muy peligrosos, que nuestros hijos pueden “consumir” en la red y de la mala  utilización de los distintos servicios que Internet nos ofrece, chats, mensajería, etc.

Me refiero al acceso voluntario o involuntario a información o contenidos inapropiados  para su edad.

Leer más

Las redes sociales vigilan la televisión

Por Carme Miró

Todo el mundo habla sobre cómo los medios tradicionales, y en especial las televisiones, están “observando” el boom de los medios sociales … Pero, en realidad, lo que está pasando es más bien lo contrario: son las redes sociales las que analizan, vigilan e influyen en la televisión.

Como muestra, quiero compartir el increíble trabajo que están desarrollando algunas empresas en Estados Unidos, especializadas en analizar las televisiones desde las redes sociales. En concreto, la empresa Bluefin está obteniendo unos resultados increíbles.

Bluefin se dedica a registrar, analizar y detectar todos los comentarios y todo el “sentimiento” que se genera en las redes sociales sobre lo que aparece en las principales cadenas americanas: se analizan tanto las reacciones a la programación como en los anuncios. Así, por ejemplo, el consejo de programación de la CBS tiene información en tiempo prácticamente real sobre el éxito de sus series, qué tipo de televidentes están más enganchados a una serie u otra, y un largo etcétera. Se puede valorar cuantos comentarios (medidas cuantitativas) se están haciendo, de dónde vienen estos comentarios (penetración geográfica) y quien les dice (segmentación de audiencias exacta). Increíble, ¿no? Imaginaos cómo se puede mejorar la programación de series, deportes o películas y cómo se puede vender con más precisión publicidad a los anunciantes.

Y Bluefin no sólo trabaja para las televisiones, sino que también lo hace para anunciantes. Procter and Gamble, por ejemplo, ha podido detectar que la eficacia de sus anuncios no sólo depende de la creatividad del anuncio y del prime time, sino del contenido de los programas que vienen antes o después. Esto para los anunciantes es una nueva variable que nunca han considerado. Y podría hacer que la industria de la publicidad tenga que replantear muchos axiomas.

Leer más