Entradas

Los mejores Reyes: jugar más con los hijos

Por Carlos Pajuelo

A la hora de elegir un juguete adecuado para nuestros hijos, sobrinos, nietos, etc., parece que ponemos en marcha diferentes estrategias. La primera responde a la sencilla pregunta de ¿cuánto te vas a gastar? Y una vez decidida la cantidad, el mejor regalo es el que se aproxime a la cifra.

Otra estrategia mucho más elaborada es el de la búsqueda del  juguete perfecto, aquel que entretenga, llame la atención del niño, sea educativo y divertido  a la vez y  que permita desarrollar los mejores valores. Buscando este juguete,  los padres terminamos diciendo eso de “en mis tiempos con cualquier cosa nos entreteníamos”, y embebidos por el aroma Heno de Pravia añoramos lo de ¡un palooooo! Nostalgias aparte, os recuerdo que, hoy en día, un palo no cumpliría todas las directivas de juguetes seguros de la Unión Europea, por lo que habrá que buscar algo más acorde a los tiempos en los que vivimos.

Otra estrategia es preguntar en google (que lo sabe todo) ¿Qué regalar a niños y niñas que tienen de todo? Pero corremos el peligro de que nos salgan miles de páginas con miles de juguetes.

Leer más

Carta de una madre a los Reyes Magos

Por Catherine L’Ecuyer

“Es importante que los juegos que escojamos, en la medida de lo posible, no tengan ni pilas, ni botones.  Las pilas tienen que nacer desde dentro del niño. No es el juego el que tiene que funcionar, sino que es el niño el que se tiene que ponerse en marcha a través del juego.” Catherine L’Ecuyer, Educar en el Asombro (Plataforma Editorial, 2012)

Publicado por Catherine L’Ecuyer en Apego y Asombro

Los Top 10 de nuestro 1er año; #6…..El arte de regalar

Por Luis Bordonaba

Pocas veces los adultos se han visto tan superados, perdidos y desconcertados respecto a la educación de niños y jóvenes como ahora. Hay un libro que hace referencia al arte de hacer regalos y en el que se dice que el regalo habla por uno mismo, que cada obsequio que uno hace se convierte en una expresión del propio gusto, en una muestra del interés hacia el obsequiado, e incluso en una indicación del poder personal. Describe todo tipo de regalos (baratos, extravagantes, de cumpleaños, para el jefe…), así como las costumbres de varios países sobre los obsequios.

Nada de lo anterior llama excesivamente la atención, en cambio sí sorprenden dos líneas –sí, dos líneas de las ciento sesenta y una páginas que tiene el libro– que hacen reflexionar sobre los regalos: la dedicatoria que la autora hace a sus padres y la cita que la acompaña: El único regalo verdadero es parte de uno mismo.

Sí, regalar es un arte pero hay algunos regalos que están dentro de nosotros, dentro de nuestras familias, regalos que hacen que las personas se sientan bien y que no cuestan ni un euro. No hay que ir a comprarlos, sólo hay que darlos.

Leer más