Entradas

Decálogo para familias de niños y adolescentes con móvil o tablet nueva

Por KIDSANDTEENSONLINE

Teenage Girl Using Laptop And Mobile Phone Whilst Eating Breakfast

 

Estas Navidades, los regalos más demandados por niños y adolescentes han vuelto a ser marcadamente tecnológicos. Tablets, teléfonos inteligentes y videoconsolas ocupan los puestos de honor en sus cartas. Pero, al margen de las cuestiones económicas que toda familia sopesará, hemos de plantearnos si las llamadas tecnologías de la información y la comunicación –TIC- son adecuadas para los más jóvenes.

Muchos padres y madres se plantean cuestiones como: “¿Para qué quiere una niña de 12-13 años un teléfono móvil?… ¿Y uno de 10 años o menos una tablet?”. Y lo cierto es que es una tentación planteárnoslo en estos términos, si partimos de que nosotros a su edad no necesitábamos tales aparatos. Pero tampoco necesitábamos un coche radiodirigido, ni un scalextric, ni un zoológico de los click, y los pedíamos en nuestras cartas. Estamos hablando de un regalo navideño, no de una necesidad, por lo que debemos dejar a un lado comparaciones temporales que sólo generan incomprensión. Lo cierto es que hoy en día un teléfono inteligente, o una tablet, son utilizados para todo menos para hacer llamadas telefónicas. Un smartphone es una cámara de fotos y vídeo, es un terminal para descargar y escuchar música, es una videoconsola, y además nos permite crear grupos con los que charlar con nuestros amigos o familiares, y acceder a las redes sociales. Nos permite descargar y leer libros, el periódico, acceder a buscadores y a la información disponible en todo el mundo… En fin, tal vez la pregunta que deberíamos hacernos es ¿qué joven o adolescente no quiere uno? Si estos aparatos hubieran existido cuando nuestros abuelos eran niños, ellos sin duda los habrían pedido y utilizado. Es más, seguro que los niños del Renacimiento, o los alumnos de Aristóteles también hubieran deseado tener uno.

Leer más

Escribe tus contraseñas en una camiseta y sal a la calle con ella

 Que el ordenador sea un lugar seguro depende de él.

¿Que cuesta mucho guardar un secreto? Pues claro, pero si quiere navegar por internet y estar en las redes sociales no puede ser un marinero del tres al cuarto.

No decir a nadie la contraseña es la mejor forma de evitar la suplantación de identidad y de que nadie utilice nuestro perfil para hacer barrabasadas.

Recuerda a tu hijo que en las contraseñas no se ponen nombres, ni números de móvil, ni fechas. Oriéntale a que la contraseña debe ser fuerte y fácil de recordar.


Mínimas reglas sobre nuestras contraseñas. Recomendaciones:

  • Su longitud (número de caracteres) no debe ser inferior a siete caracteres.
  • No debe formarse con números y/o letras que estén adyacentes en el teclado. Ejemplos de malas contraseñas son: 123456, 1q2w3e ó 123QWEasd.
  • No debe contener información que sea fácil de averiguar, por ejemplo, que coincida la contraseña con el nombre de usuario, información personal (cumpleaños, nombres de hijos, etc.)
  • Ni palabras existentes en algún idioma, evitando así los “ataques de diccionario”

Además, es importante que …

  • No uses la misma contraseña para todo
  • No la dejes escrita en ningún sitio, y mucho menos cerca del ordenador
  • No almacenes ni guardes las contraseñas en el navegador
  • Cambia las contraseñas que traen por defecto los dispositivos y servicios en línea. Un ejemplo es el de los router WiFi, que traen por defecto contraseñas públicamente conocidas, que un atacante podría utilizar.

Y entonces … ¿Cómo construyo la contraseña?

Una forma sencilla de construir una contraseña, fácil de recordar y difícil de romper, es tomando el primer carácter de las palabras que forman una oración que nos resulte familiar. Combina mayúsculas, minúsculas, números y signos de puntuación. Pongamos un ejemplo: “Tengo 3 hijos: Jesús, José y María.” La contraseña sería “T3h:J,JyM.”

Pero de nada nos sirve una contraseña segura si es la misma en todos los serviciosen los que estamos registrados porque la probabilidad de ser víctimas de cualquier tipo de ataque es mucho mayor.

Ah, se me olvidaba !! De vez en cuando debes cambiar las contraseñas.

Redes Sociales

Por  Cristina Isasi

Las redes sociales son espacios en Internet en los cuales se puede abrir una cuenta o perfil y a partir de ahi relacionarse con otras personas de la misma red. Se pueden “colgar” fotos, videos, escribir comentarios, mantener conversaciones en chats …. En definitiva comunicarse y relacionarse. Las más utilizadas son Tuenti (para adolescentes, aunque cualquiera puede tener una cuenta ésta es la más utilizada por ellos) y Facebook.

Los menores deben tener al menos 14 años para poder abrir una cuenta …. Mi consejo es que la deben abrir junto con los padres ( por eso es fundamental que los padres tengan un perfil, de esta forma pueden enseñar a sus hijos como utilizarla ). Es importante explicarles que configuren de forma adecuada las opciones de privacidad. Los perfiles de los menores deben ser restringidos al máximo, esto significa que no sean públicos, de esta forma sólo pueden tener acceso a su contenido las personas agregadas como amigos. Deben de saber y estar concienciados de la importancia de la privacidad, no se pueden utilizar imágenes de otras personas sin el consentimiento de éstas. Igualmente importante es  que no proporcionen datos personales o nada que pueda hacer ver dónde viven o estudian (fotos con uniformes de colegio, o deportivos …).

No deben revelar a nadie sus contraseñas ( ni siquiera a sus mejores amigos ), deben ser seguras (números, cifras y letras … nada de fechas como cumpleaños o nombres de mascotas …) y abandonar las sesiones de forma correcta ( suelen tener cierres como: desconectar, cerrar sesión, salir del perfil )

Leer más

Supernannies o Padres??

Por Dra. Montserrat Rutllant

En los últimos tiempos, ante el incremento constante de conductas insolidarias, cuando no agresivas, de los jóvenes y del fracaso escolar, se han alzado numerosas voces que nos urgen a replantearnos cómo estamos educando a nuestros hijos o, lo que es lo mismo, cómo preparamos su futuro.

Recogiendo diversas opiniones de expertos en estos temas, se llega a la conclusión que, después de unos años de la aplicación de las spock’s theories, se está volviendo a intentar una educación con más transmisión de valores y responsabilidades, para evitar resultados como los que denunciaba un prestigioso columnista explicando los resultados de la educación actual: “somos una generación obsesionada por la seguridad más que por la educación… Al rey de la casa le hemos montado la república independiente… con ordenadores, playstations y ahora móviles, pero en la que los padres tienen escaso protagonismo. Con el peligro de que un día los hijos bajen a los padres al contenedor junto con otros juguetes antiguos, si advierten que ya no les sirven para nada”.

Huyendo de la ley del péndulo a la que muchas veces nos sentimos abocados, sí que conviene redescubrir las voces que, en los últimos setenta años nos han intentado ayudar a reorientar el camino.

Así, Folch i Camarasa afirmaba en los años 60: “Hoy en día no hay ningún profesional de la salud que dude de la íntima relación que existe entre la vida emocional y la evolución de la persona en general. Existe una íntima correlación entre el desarrollo afectivo y la evolución intelectual. El niño evoluciona esencialmente alrededor de un eje emocional , y el hecho más importante para que consiga una correcta maduración es que, desde muy pequeño, aprenda a tener afecto a sus padres y a otras personas”.

Leer más

Vacaciones!!!… Momento de hacer familias fuertes!!

Por Gloria Gratacós

“Tenemos la certeza de que la familia juega un papel fundamental en la vida de los niños. Además de ser el entorno en el que se deberían sentirse seguros, es la vía para transmitir valores básicos: la solidaridad, el esfuerzo, la responsabilidad, el respeto, la empatía, …”  comenta en una entrevista Arturo Canalda Gonzalez, defensor del menor. Me gustó la frase y la guardé. Hoy me gustaría retomarla para reflexionar sobre cómo trabajar esta necesidad que tienen nuestros hijos de sentirse seguros a través del uso del tiempo libre.

¿Cómo hacer que nuestros hijos se sientan seguros? Pensemos por un momento, qué características tienen en común aquellos recuerdos de familia que más cariño les tenemos. Veremos que se trata de actividades hechas en familia, proyectos en común donde todos participan. Estos recuerdos son una base muy importante de nuestro sentimiento de pertenencia a un grupo que nos quiere y nos acepta y del cual recibimos mensajes, de aprobación o no, que nos ayudan en el proceso de autoconocimiento y en nuestra actitud ante el futuro-

Leer más