Vés al contingut

La soberbia del Departement d’Enseyament

colegios
Educación
Enseñanza

Desde la creación del sindicat de pares nos han llegado casos de padres preocupados, preocupadísimos, por no poder llevar a sus hijos a colegios que ellos han escogido. La causa es siempre la administración. El Departament d’Educació y sus decretos, constriñen el derecho de los padres a escoger escuela.

Ha sido poco a poco, primero, de forma más tímida, bajo la potestad de encontrar una plaza educativa para cada niño y poder organizar de forma competente. Separando hermanos, ¡mellizos!, enviando a los niños lejos de casa cuando tienen un colegio al lado, haciendo que los padres tengan que ir y volver de diferentes colegios, como si la gente dispusiera de horas para traer y llevar al niño al colegio. No permitiendo que los niños vayan al colegio que sus padres fueron de pequeños o aquellos que escogen porque les interesa un horario extenso, una extraescolar determinada.

También existen aquellos casos sangrantes en los que con informes de psicopedagogos que recomiendan cambio de colegio, han decidido ignorarlos ya que no entran en los supuestos determinados en los decretos: cambio de domicilio, cambio de domicilio de trabajo, etc.

Temas de bulliyng, repeticiones, divorcio de los padres, etc. Hay muchos casos que aconsejan cambiar a una niña o a un niño de colegio, incluso a mitad de curso. Otras veces es a final de curso cuando los padres angustiados deben tomar la decisión.

Pero no, la consellería es la que decide por los padres, como si ellos no supieran lo que es mejor para sus hijos.

Si no entras en el sistema a la primera y tu colegio tiene mucha demanda, te envían donde quieren, sin respetar tu derecho a escoger.

Casos muy graves de cambio de titularidad de la escuela o de cierre. O el caso más último y sangrante: el colegio Mary Ward, donde un proceso oscuro y sin ningún tipo de transparencia ha dejado a cientos de niños sin colegio ni posibilidad de escoger.

Pero es qué, además, existe otro tema doloroso para los padres: el trato que reciben de los funcionarios de Ensenyament. “Te enviaremos donde consideremos y tus preferencias no nos importan nada” suele ser en muchos casos, aunque hay excepciones positivas, como en todas partes.

Hay que vigilar con el Pacte contra la Segregació, pero los derechos individuales a freír monas. ¿Derechos individuales de los niños? No saben lo que son.

Es bien mala suerte, un Conseller al que toda la escuela pública y parte de la concertada pide la dimisión, el peor de todos los consellers y mira que los ha habido malos.

Un departamento al que no le interesa mirar por nuestros jóvenes sino cuadrar sus números e ir tirando. Tampoco le importan mucho sus profesores, están en precario y sin saber temarios del año que viene, como aplicarán los decretos sin concretar y cómo van a cubrir los agujeros. Siempre legislando sin contar con los profesores, ahora un paso más: legislar contra ellos.

Todos somos inclusivos, todos queremos el bien de todos los chicos y chicas, sino mal nos va a ir, pero lo de pretender gestionar sin escuchar a nadie, es un síntoma de la soberbia y la mala gestión.

Casos y más casos, nos llegan de todas partes de Catalunya, sin parar, intentamos ayudarles, pero con la administración hemos topado, solo les queda recurrir y pasar un mal verano con la angustia de no saber a dónde van a ir sus hijos el curso que viene.