Pasar al contenido principal

Debate educativo: Jornada partida o jornada continua

bloques
Educación
Familia

Hace años que se habla de la jornada partida o continua en los colegios. Ahora un estudio de EsadeEcPol aviva el debate ya que defiende que la jornada continua tiene un impacto negativo en los escolares.

Es estudio se titula: 'Jornada escolar continua: Cómo la pandemia está acelerando un modelo social y educativo regresivo'. Ha sido elaborado por expertos del centro de Políticas Económicas de Esade a partir de la Encuesta de Condiciones de Vida del INE y de una consulta a más de 2.100 docentes de todo el país. 

Existen otros estudios que reafirman la idea de que la jornada continua no es la mejor para los escolares, tales como estudios de la UNED defendido por Francisco Morales Yago o de la Universidad de Valencia, firmados por Sandra Obiol.

Lo importante en este debate debería ser la calidad educativa de los alumnos, pero parece que se mezclan intereses de diferentes tipos entre los cuales no es este, la calidad, el que más interesa. Los horarios de los profesores y a veces de algunas familias están interfiriendo en la discusión.

La jornada partida suele ser en dos tramos que van de 9 a 13h y de 15 a 16.30h más o menos y la jornada continua suele ser de 9 a 14h. Son los Consejos Escolares de los centros lo que deciden el cambio de horarios con la votación de las familias.

Los investigadores defienden que no existen datos que puedan predecir si este cambio es bueno y lo que se está generando es mucha confusión. No existen estadísticas ni siquiera a nivel estatal y con la pandemia muchos centros escolares cambiaron los horarios a jornada continua ya que de esta manera gestionaban mejor las entradas y salidas de los centros educativos.

El estudio de Esade destaca que la jornada continua está más presente en los centros públicos y tiene un peso importante en las familias de rentas bajas, mientras que la jornada partida suele estar más presente en las escuelas concertadas.

Las consecuencias de la implantación de la jornada continua son que tiene un efecto negativo en y significativo en los ingresos y en el empleo de las familias, agranda la brecha de género y es menos beneficiosa para el alumnado.

Los estudios no explican cuál es el mejor horario, pero solicitan cautela a la hora de cambiar de horario.

Los que si se han pronunciado claramente, son los pediatras, que consideran que la jornada partida se adecua mejor a los ritmos biológicos de los menores ya que, los “momentos de mayor atención se producen a media mañana y durante el horario de tarde” (Sociedad Valenciana de Pediatría).

Por el contrario, los docentes defienden la jornada continua ya que entienden que la atención mayoritaria se produce por la mañana y además al acabar antes los alumnos pueden realizar actividades extraescolares y no acabar tarde.

Las familias opinan de forma distinta. Hay padres que ven complicado ir a buscarlos y llevarlos cuatro veces, si no se quedan a comer y hay otras familias que ven muy difícil organizarse para poder conciliar si los niños no acaban a las 16.30 y creen que es mejor que paren a medio día. Aunque hay centros educativos con jornada continua en la que los alumnos salen igual a las 16.30.

Foto de Markus Spiske en Unsplash